Voces del público

“Son una porquería”

Los juicios orales son una verdadera porquería porque no hay una defensa ni mucho menos justicia para las personas que son víctimas de la delincuencia.

Esto lo digo y lo sostengo, ya que acabamos de que ver como se van encubriendo ellos mismos.

Vine a asesorar a Laura Guadalupe Jaurica Argáez, vecina de Hunucmá, debido a que hace un año Pablo Novelo Collí y Alfredo Choch Medina entraron a su casa a robarle su veleta, fueron detenidos por la Policía Municipal de Hunucmá, pero el juez calificador, Luis Manuel Canul Poot, quiso arreglar todo a su manera.

Fuimos a poner una demanda a la agencia No. 26 del Ministerio Público dentro del tiempo reglamentario, pero el juez calificador Canul Poot entregó a los acusados 27 horas después de la detención y los del Ministerio Público los dejaron libres por estar fuera del tiempo legal, así que ni siquiera sus declaraciones les tomaron.

Ante esta situación, la quejosa puso una denuncia contra el juez calificador, con número 4126/2013, pero así se la estuvieron peloteando con el argumento de que no había elementos.

Nos amparamos y aceptaron la denuncia en los juzgados orales de Umán, pero aquí la fiscal Diana Duarte no le dio todo el expediente al juez Luis Mendoza Casanova, absolviéndolo por falta de elementos.

Es por eso que decimos que esos juicios orales son una verdadera injusticia, ya que no les hacen justicia a las personas; hasta ahora tampoco le han resuelto su denuncia por el robo de su veleta; pero sí se nota como la fiscal Diana Duarte, ya sea por órdenes superiores, interfiere para favorecer al juez calificador de Hunucmá, que desde hace cuatro años hace sus fechorías para su beneficio, pero no lo vamos a dejar así, vamos a luchar hasta el final para que le hagan justicia -Filiberto García Gutiérrez, vecino de Hunucmá.

Policías llegan tarde

El sábado a las 5 de la mañana mi hijo mayor, Juan Carlos, en completo estado de ebriedad comenzó a golpear a mi hijo Carlos, de 15 años, sin motivo alguno, pero por más llamadas que hice a la Policía Municipal (de Hunucmá) para pedir una patrulla, los agentes brillaron por su ausencia.

Yo tuve que calmar a mi hijo que seguía impertinente. Fue a las 7 de la mañana cuando llegó una patrulla para llevarse al agresor, y cuando pregunté el motivo de la demora en presentarse, el oficial, quien no dijo su nombre, contestó que debido a la poca gasolina que les dan no hacen sus rondines completos y cuando se solicita la vigilancia llegan tarde o cuando ya se terminó el pleito.

Lo mismo pasa con la ola de robos que hay, tampoco llegan cuando se les solicita.

Pido al director de la Policía (Guy Freyre Núñez) que tenga presente esta denuncias y exhorte a sus elementos a su mando a que acudan a la hora oportuna. -Manuel Uicab, vecino de la calle 26 entre 9 y 11 de ll colonia San Juan, en Hunucmá.

$350,000 para bacheo

Fue acertada la decisión del Ayuntamiento (de Hunucmá) de rematar la feria y el Carnaval de 2014, ya que (los ediles) Renán Ceballos Ortiz y Reinaldo Heriberto Martín Cauich, del famoso comité organizador, mostraron en la feria de enero pasado su ineptitud como organizadores y administrador, al operar con números rojos dichos festejos, de los que nunca se supo a cuánto ascendieron las pérdidas.

Siempre se ha visto que cuando una autoridad organiza estos festejos se vuelve dinero de pacotillla y el pueblo resulta el perjudicado. No es posible que en el año no hayan rendido el informe de resultados económico de estos festejos.

Hoy los $350,000 que recibió el Ayuntamiento (por la concesión de la feria y el Carnaval) hay para continuar el bacheo de calles, bastantes deterioradas.

Otros comités organizadores apenas terminan rinden cuentas de gastos por conceptos, del gasto total y de la utilidad, porque es muy fácil decir se perdió si no hay comprobantes -Luis Peña Galaz, vecino de Hunucmá.




Volver arriba