Venta de drogas al alza

En Valladolid se sabe de nuevos narcomenudistas

1 / 2


Gustavo Monforte Osorio alias "Chocolomo", recién detenido en Chiapas. A la izquierda, retén del Ejército, en la salida de Tizimín a Valladolid, en enero de 2010, cuando era buscado el presunto narcotraficante


VALLADOLID.- Con la huida de Gustavo Monforte Osorio (a) “Chocolomo” de la zona y la detención de Francisco Góngora González (a) “Pepe Granadas”, la estafeta en la venta de drogas en la zona cambia de manos e incluso va en aumento.

De acuerdo con investigaciones de la Policía Municipal, se tienen identificadas a varias personas que se dedican a la venta de drogas, en su mayoría la mariguana.

Según las fuentes de la Policía, han sido detenidos varios jóvenes en estado de ebriedad y algunos drogados, de tal modo que al revisarles sus teléfonos tienen como contacto a un sujeto al que le dicen “El Jasso”, quien presuntamente surte las drogas.

Los jóvenes han confesado que este sujeto, al que sólo conocen por su apodo, se mueve por diferentes puntos de la ciudad, sobre todo en el barrio de Santa Lucía y en cantinas y bares.

Del mismo modo, hay otro sujeto que vive en el fraccionamiento Colonos, de quien se sabe que vende mariguana, pero no en la misma cantidad que el primero.

En la colonia San Francisco se presume que la venta de drogas se realiza en una cuartería, cerca de la zona universitaria, la mayoría de los consumidores son jóvenes, algunos son estudiantes foráneos que viven solos, pero también hay vallisoletanos que acuden a comprar.

Se comenta que unos hermanos tenían un punto de ventas en la calle 28, entre 41 y 45, cerca del Maxi Carne del barrio de Santa Ana, pero como ya les estaban pisando los talones, decidieron quedarse en Cancún, desde donde actualmente operan. También se dice que vienen cada determinado tiempo para surtir a sus clientes.

Estas personas son las que están más activas con la venta de drogas, pues aprovechan que el principal narcomenudista de la ciudad, “Pepe Granadas”, está detenido y cumple una condena de cinco años que le impusieron en Mérida.

De acuerdo con nuestras fuentes, estos datos los tienen el Ejército y la Policía Ministerial Federal, pero hasta ahora ninguna dependencia ha detenido a algún vendedor importante. La mayoría de los jóvenes detenidos son adictos, que al día siguiente están fuera de la cárcel.

En Tizimín siguen los comentarios a favor y en contra de Monforte Osorio.

En las redes sociales continúan las muestras de apoyo para los padres y los hermanos del tizimileño acusado por la Policía Federal de diversos delitos, incluida la decapitación de 13 narcomenudistas.- Megamedia




Volver arriba