Venden “La Favorita”

Cambia de dueño en Valladolid luego de 50 años

7_230514p1venphoto01

VALLADOLID.- Después de casi 50 años de administración familiar, la empresa “La Favorita” cayó en bancarrota y fue vendida a Merza, una empresa proveedora de la ciudad de México.

El golpe final fue un adeudo de casi $200 millones que la familia Alcocer García acumuló con proveedores.

De acuerdo con datos proporcionados por integrantes de la familia, el Centro de Distribución (Cedis) adquirió desde hace algunos años fuertes adeudos.

Precisamente por esa razón se vendió el antiguo ex edificio de la bodega “La Favorita”, donde hoy funciona una tienda de autoservicio de una cadena nacional.

Con los recursos obtenidos en esa operación se pudo pagar un adeudo de $25 millones a un banco.

Las deudas no terminaron ahí y cada vez era más el dinero que se debía a proveedores, lo cual “ahorcaba” económicamente al consejo de administración que presidía Francisco Alcocer.

Sobre las causas de la bancarrota de la empresa se manejan versiones diferentes.

Francisco Alcocer García ya dijo en diferentes ocasiones, incluso públicamente, que uno de factores fue el reparto de millones de pesos en mercancía durante campañas políticas, de la cual -aseguró- “nunca se hicieron las devoluciones correspondientes”.

Francisco Alcocer también señaló a otro hermano menor “de enriquecerse a calor de la empresa”.

Alberto Alcocer García asegura que la empresa creció durante los años que él fue director general. Fue él quien se encargó de la edificación del centro distribuidor, que ahora ya se vendió.

“Papo”, como se le conoce, dice que él hizo crecer la empresa tanto en infraestructura como en personal y clientela.- JUAN ANTONIO OSORIO OSORNO

De un vistazo

La empresa “La Favorita” ya no pertenecerá a los Alcocer García, fue vendida.

Cartera. Alberto Alcocer García dice que el día que se retiró de la empresa familiar, ésta contaba con una cartera de 7,500 clientes de mayoreo.

Asombro. Después que él se retiró, dice, ya no supo con precisión cómo se administraba la empresa y le asombró saber que ya estaba quebrantada y vendida a un proveedor del Distrito Federal.



Volver arriba