Rebelión de obreros en Valladolid

Paro laboral en una obra de la CFE

1 / 2


Terrenos de la subestación, cerca de la termoeléctrica en Ebtún, donde los obreros, contratados por la empresa "Ripett", suspendieron labores y retuvieron una camioneta y herramientas para exigir que les paguen lo que les deben de salarios pasados, en Valladolid


VALLADOLID.- Unos 200 trabajadores, divididos en tres grupos, se inconformaron porque tres empresas que se encargan de la edificación de una subestación de la CFE, cerca de la termoeléctrica en la comisaría de Ebtún, no les pagan completo desde hace tres semanas.

Un grupo de 35 que pertenece a la empresa Ripett retuvieron el ingeniero de la obra, Francisco Javier Salvador Gutiérrez, lo llevaron a la comisaría de Dzitnup, donde estuvieron a punto de encarcelarlo. El ingeniero se comunicó con su jefe en Cancún y éste se comprometió a pagar el resto de lo que les deben el próximo martes, en garantía retuvieron su camioneta, herramientas y una planta de energía portátil.

Los otros grupos se quedaron en la obra a discutir con sus jefes y al final sólo les pagaron también una parte de su sueldo. Los inconformes consideran que esto no es justo porque trabajan bajo el sol y casi siempre hacen más de lo que les pagan.

Cansados de la situación, ayer sábado, desde que llegaron a la obra decidieron tomar cartas en el asunto: suspendieron el trabajo y empezaron a exigirle al ingeniero Francisco Javier Salvador Gutiérrez, representante de la empresa “Ripett”, que cumpla con los pagos.

El grupo está integrado por casi 40 empleados.

Vehículo decomisado

Los inconformes retuvieron la camioneta de Salvador Gutiérrez, le decomisaron algunas herramientas y una planta de energía eléctrica.

Luego lo obligaron a trasldarse a Dzitnup, porque la mayoría de los trabajadores es de esa comunidad.

En el lugar, el ingeniero les dijo que solo tenía $30,000, que debían distribuirse entre todos, de acuerdo con el nivel de cada trabajador.

Les propuso darles $1,100 a los oficiales y $900 a los chalanes, pero cuando los obreros se dieron cuenta de que el dinero no alcanzaba, les pidieron a los policías municipales que lo encarcelen.

Ante esta situación, el ingeniero hizo una llamada a su jefe en Cancún, cuyo nombre no se dio a conocer, y éste se comprometió a que el martes en la mañana llegará para pagar el resto de lo que se debe a los trabajadores.

Se acordó que con los $30,000 sólo se les daría a $950 a los oficiales y a $700 a los chalanes. El martes les pagarían el resto.

Los trabajadores aceptaron, pero decomisaron la camioneta del ingeniero y algunas herramientas. Dijeron que las devolverán hasta que les paguen lo que falta.

En otras dos obras, según dijeron los obreros, pasan por el mismo problema, pero ahí los trabajadores, que suman unos 150 en total, no hicieron nada y aceptan los abonos que les dan.

La CFE construye una subestación a 200 metros de las dos plantas eléctricas de Ebtún.- Juan A. Osorio Osorno




Volver arriba