Rebeldía en simulacro

Rebeldía en simulacro

Honran a héroes en Valladolid e ignoran protestas

1 / 2


Carlos Fernández Mendoza, Miguel Pat Xuluc y otros ciudadanos instalan una lona a un costado de la avenida del Ejército de Valladolid, donde esperaban que el gobernador Rolando Zapata Bello se detuviera. A la izquierda, una escena del simulacro de la Primera Chispa


VALLADOLID.- En el aniversario número 104 de la Primera Chispa de la Revolución Social Mexicana se honró la memoria de los héroes del pasado, pero se ignoró la protesta de inconformes de hoy.

En el simulacro, autoridades y espectadores aplaudieron a los actores que representaron la valentía de Atilano Albertos, José Encarnación Kantún y Maximiliano Ramírez Bonilla, quienes se atrevieron a desafiar “a las autoridades autoritarias y corruptas” de su época.

Los diputados comenzaron con el homenaje, en la mañana, con una sesión solemne del Congreso en el extelar La Aurora.

Una voz disidente, el líder del Frente Indígena Revolucionario del Oriente (FIRO), profesor Jorge Escobedo Esquivel, se proponía leer un escrito después de la sesión con una serie de demandas, pero no se le permitió el paso al recinto, a pesar de que tenía invitación.

El activista dijo en entrevista que su intención era hablar de la injusta situación que se vive no sólo en el Estado, sino en todo el país.

-Falta de trabajo y los sueldos raquíticos, hay una explotación de los trabajadores -afirmó.

-El plan Unidos por México no es otra cosa que una imposición de los gobiernos. Los tres niveles de gobierno engañan al pueblo, aumentan los precios de la canasta básica, la gasolina, el gas, afectan a los que menos tienen.

Carlos Fernández Mendoza, junto con Miguel Pat Xuluc y otros ciudadanos, quisieron aprovechar la presencia del gobernador Rolando Zapata Bello para recordarle un problema de contaminación que aqueja vecinos de una planta de asfalto, pero la comitiva oficial no se detuvo en el lugar donde los afectados por gases tóxicos colocaron una manta.

En el Palacio Municipal, la representación de la rebelión armada fue un derroche de buenas actuaciones, fuegos de artificio y muchos aplausos.- Juan Osorio Osorno/ Luis Luna Cetina

PÁGINA 6




Volver arriba