Pepenadores en apuros

Tras un incendio en un basurero no los dejan laborar

1 / 2


Arriba y a la izquierda, pepenadores esperan en el Palacio Municipal antes de ser atendidos por el alcalde Roger Alcocer, en Valladolid


VALLADOLID.- Unos 60 pepenadores a los que les prohibieron el acceso al basurero municipal por cuestiones que ignoran, acudieron ayer al Palacio Municipal en busca de una respuesta.

Los pepenadores interceptaron al alcalde Roger Alcocer García a las puertas del Palacio Municipal y le expusieron el problema.

El primer edil los citó por la noche en la cancha de la Cruz Verde para platicar con ellos, según explicaron los mismos pepenadores.

Los trabajadores, que no quisieron dar su nombre por temor a represalias, expusieron que desde el lunes pasado se originó un incendio en el basurero municipal, que luego se controló. Sin embargo, cuando acudieron a trabajar de manera normal al día siguiente les dijeron que no podían pasar “por órdenes del jefe del departamento, Martín Díaz Vidal”.

Ayer regresaron y la respuesta fue la misma, de modo que decidieron acudir al Palacio a tratar de dialogar con Díaz Martín, pero no lo encontraron en su oficina.

Sin embargo, lograron interceptar al alcalde cuando entraba al Palacio y les dijo que les daría una respuesta por la noche, tras investigar lo que estaba pasando y el motivo por el que no los dejan entrar.

Los pepenadores indicaron que suman alrededor de 60, divididos en tres turnos, y viven al día. Venden lo que recolectan para comer.

Cada uno de ellos gana en promedio $80 al día, producto de lo que venden de los desperdicios, sobre todo productos de plástico.

Acusaron al supervisor Janio Aguilar Rivero de utilizar a su gente para recoger todo lo que ha entrado en estos tres días y venderlo, lo cual les afecta.

Los quejosos consideran una injusticia lo que les hacen y dicen que constantemente les dicen que los van a sacar cuando entre en operaciones el relleno sanitario.

Se intentó contactar a Díaz Vidal para que de su versión, pero nadie dio razón de su paradero.- Juan A. Osorio O.




Volver arriba