“No sale para la comida”

Baja afluencia a evento dominical en el cenote Zací

7_260314_p34domgphoto01

VALLADOLID.- En la reciente edición de los Domingos Vallisoletanos en el cenote Zací, la afluencia de visitantes fue baja.

Los vendedores ambulantes aseguraron que no vendieron nada o muy poco, en el mejor de los casos.

A las 8:30 de la mañana, los vendedores se instalaban en los terrenos del cenote. A media mañana les sorprendió que no llegara gente.

A las 5 de la tarde, los organizadores dijeron por el micrófono que 200 vallisoletanos llegaron durante todo el día, pero los vendedores calcularon unos 50.

Rachel Contreras Valdés, vendedora de comida regional, dijo que cuando el programa estaba en el Centro vendía unos $3,000.

Según indicó, para realizar su venta invierte $1,300, de los cuales $50 utiliza para pagar derecho de piso.

Esta vez, a las 8 de la noche, había vendido $200 y la comida se veía casi intacta.

Rachel Contreras aseguró que la semana pasada que el Domingo Vallisoletano fue en el barrio de Sisal, tampoco les fue bien. “La tradición está en el Centro y de ahí no nos debimos de mover”, dijo.

-De los 200 vallisoletanos que dicen que vinieron sólo habrán venido 50 y ninguno nos compró. Los visitantes de otros lugares fueron los únicos que nos compraron un poco de mercancía -afirmó Rachel Contreras.

Al entrevistar a los talabarteros que ahí se encontraban, manifestaron que no podían responder las preguntas por temor a que les quiten el derecho de uso de suelo y no puedan vender.

Algunos dijeron que no era necesario responder a las preguntas, ya que todos se podrían dar cuenta del fracaso que trajo consigo el traslado al cenote Zací.

Rubí Loeza, vendedora de zapatos, quien se encontraba a un costado de los talabarteros, afirmó que tuvieron un muy mal día de ventas, ya que todos los que pasaban no les compraban nada. Fue la única de los talabarteros que no negó la entrevista.

Otra participante, Ligia Elena Mena, vende productos que ella misma elabora: vestidos tejidos, sombreros, bufandas y sandalias.

-Normalmente cada domingo vendo entre $200 y $300, pero esta vez de 9 de la mañana a 8:30 de la noche, no vendí nada. La situación es preocupante, pues es el único día para vender.

-Desde la semana pasada que nos están moviendo del Centro de la ciudad no sale para la comida -afirmó Ligia Mena.

Poco público

Durante casi todo el día el teatro al aire libre se observó semivacío. Los artistas vallisoletanos que participaron sólo les cantaban a las gradas y a los vendedores que estaban instalados.

Aproximadamente a las 7:30 y las 8 de la noche, comenzó a llegar la gente con el fin de escuchar a “Los Tachos”, quienes han ganado público entre los ciudadanos que disfrutan bailar con la música del recuerdo.

A las 8:30 de la noche llegaron los conductores de Unicable Roberto Alexander y Erika Honstein, del programa Gringo en México, quienes bailaron con la banda.

En el parque principal, se encontraban aproximadamente 200 personas reunidas que disfrutaban del clima, consumían los productos a los vendedores ambulantes y había dos brincolines. Aunque los Domingos Vallisoletanos se volvieron itinerantes, los ciudadanos no dejan de acudir al parque a pasar un rato agradable.- DAVID OSORIO MARFILDiario de Yucatán




Volver arriba