Luchan por sobrevivir

Pareja enferma vive, en Valladolid, en precaria situación

1 / 2


A la izquierda, Rosendo Tun Chimal y su esposa, Gerarda Uribe Chan, en la puerta de su casa, en una colonia de Valladolid. Arriba, Tun Chimal, en la cocina


VALLADOLID.- A pesar de sus carencias y de sus diversas necesidades a consecuencia de sus enfermedades, una pareja que vive en condiciones precarias lucha día a día por sobrevivir sin que nadie los ayude.

“No tengo empleo, mi esposa está enferma y tenemos muchas necesidades, a duras penas saco para la comida”, dice Rosendo Tun Chimal, de 55 años de edad, quien tiene una discapacidad que le impide realizar trabajos rudos, pues una pierna y una de sus manos tienen deformaciones desde que nació.

Tun Chimal vive en la calle 16 con 27 de la colonia Fernando Novelo, con su esposa Gerarda Uribe Chan. Su única hija se casó y se fue a vivir a otro lado, por tanto los dos se quedaron solos.

El hombre se hace cargo de los cuidados de su mujer, quien tiene 51 años, visiblemente débil y cansada pues apenas tiene fuerzas para caminar a consecuencia de los constantes ataques epilépticos que padece.

Rosendo Tun dice que diario sale en busca de chapeo para hacer pero a veces no hay y, por lo mismo, hay días en que comen sólo tortillas.

“Sólo chapeo hago; a veces hay y a veces no; cuando hay, gano hasta 50 pesos en un día; apenas alcanza para las tortillas y unos tomates o huevo”, comenta.

Si a alguien le naciera ayudarlos, dice necesitan material para componer su cocinita de madera y cartón que está deteriorada.

“Estamos olvidados en nuestra colonia; ninguna autoridad nos brinda apoyo, nuestro gobierno no apoya, porque se queda con el dinero en la bolsa”, dice.

“Las autoridades del municipio nos tienen olvidados, pero cuando estaban haciendo su campaña, bien que nos prometían ayuda”.

Rosendo Tun dice que una de las jefas de manzana del PRI, a quien identifica como Alma Santoyo, ya lo visitó en varias ocasiones y le ha prometido ayuda, pero hasta ahora no cumple.

Según dice, cuando a la líder le dan apoyos para repartir, a la pareja no le toca.

“Hay algunos mentirosos. Los candidatos en campaña nos prometieron fardos de cartón para mi casa, pero no lo he vuelto a ver.

“Cada vez que iba al palacio me decían que no estaba y me hacían dar vueltas, hasta que me fastidié”, agrega.- Pablo Chacón Yupit




Volver arriba