Familias que viven en el olvido

Familias que viven en el olvido

En Valladolid no cuentan con los servicios básicos

1 / 3


Los niños no pueden salir de sus casas por la condición de las calles
En algunas ocasiones los vehículos que transitan en estas calles se han quedado atascados. A la izquierda, María Dzul Mazún, quien comenta que cuando juntan su basura nadie la recolecta


VALLADOLID.- A unos 20 metros del fraccionamiento Cipreses más de 15 familias viven en condiciones marginadas, no cuentan con servicios públicos, aunque ya midieron las calles para que tengan agua potable.

María Concha Dzul Mazún camina a diario en una brecha que colinda con la calle 22, en donde se inicia el fraccionamiento Cipreses. Dice que cuando llueve el callejón es muy peligroso y como no está nivelado, cuando está encharcado no se sabe dónde se debe de pisar.

María Dzul comentó que de una manguera se surten de agua potable las aproximadamente 15 casas de la zona.

-Nunca vienen a buscar la basura ni a limpiar los alrededores; hace poco vinieron unas personas a medir las calles para que nos pongan agua, pero no han regresado -señala.

Mayra Cobo Dzul, de 18 años de edad, comenta que en su casa viven 10 personas y su papá “vende piedras” para costear los estudios de ella y de sus cuatro hermanitos.

La familia no cuenta con energías eléctrica y diario tienen que comprar velas para poder iluminarse en las noches. Cuando hay calor se tienen que aguantar, porque temen de que al abrir las puertas o las ventanas entre algún animal, ya que en los alrededores hay hierba alta.

-Tenemos que apurarnos en hacer nuestras tareas porque si se hace tarde y obscurece ya no tendremos forma de hacerla -dice.

Mayra Cobo afirma que hace poco fueron autoridades para averiguar sobre sus necesidades, les prometieron el servico de agua potable, pero sobre la corriente eléctrica no les dieron respuesta.

-Hemos pensado en poner un “diablito” desde un poste del fraccionamiento de atrás, pero qué tal y nos metemos en un problema -comenta.

Gerónimo Canché Noh, según dice, es de los pocos que tienen electricidad en esta zona, gracias a que un vecino le dio una extensión, pero apenas la puede usar “porque se calienta el cable”.

No cuenta con servicio de agua potable. Hace como un mes obreros hicieron unos huecos en la calle. Piensan que pueden ser de la instalación del agua potable.

-Vinieron, hicieron los huecos, pero ya no regresaron -señala.

Los vecinos de esta zona no saben exactamente a dónde pertenecen. Muchos comentan que son parte de la colonia Fernando Novelo, otros dicen que son de la Colonia Militar y otros tantos que de Flor Campestre.

A pesar de vivir atrás de un fraccionamiento que tiene una gran infraestructura, ellos viven en condiciones marginadas. Comentaron que cuando regresen las autoridades a ese rumbo les pedirán que les enumeren las calles y les digan a qué colonia pertenecen.- DAVID OSORIO MARFIL




Volver arriba