En Valladolid dicen que los valores de casa no se olvidan

Una responsabilidad de todos

1 / 5


En la disco de Valladolid no sólo se organizan concursos de besos, también hay concurso de toro mecánico. A la izquierda, jóvenes bailan por un premio, que suele ser alcohol
Los jóvenes por lo general van en grupo, acompañados por sus amigos y compañeros de universidad o trabajo. En el lugar algunos consumen bebidas alcohólicas y otros no
El animador en la discoteca muestra la botella de alcohol que será el premio en uno de los concursos


VALLADOLID.- “Los jóvenes que entran a la disco tienen la mayoría de edad para saber lo que hacen”, dice Ángel López Segovia, sobre una discoteca y los concursos con alcohol.

Ayer informamos el tipo de actividades que hacen en el interior del lugar.

Ángel López, un padre de familia, dice que los jóvenes que entran a la disco no se olvidan de los valores que les enseñan en su casa y que los padres deben enseñarles el valor de la responsabilidad a la hora de tomar.

“A la disco hay que verla como un punto de diversión y nada más. Los concursos pueden ser ofensivos, pero no se les obliga a participar, además que los que van tiene 18 años o más”.

El padre de familia, quien tiene dos hijos, dice que es responsabilidad de todos, gobierno, dueños de bares y padres el crear conciencia.

Por su parte, Fabiola Limón Limón, ama de casa, no ve normal los concursos porque se promueve el alcohol.

Cree que puede ser peligroso, pues los jóvenes pueden caer en el alcoholismo.

“Los jóvenes harán todo lo posible por ganarse la botella, son estudiantes y tienen el dinero limitado”, señala.

“Por si las moscas, mejor te previenes y evitas tomar”.

Enseñarles valores

Beatriz de la Cruz Pérez, madre de un menor de 16 años, comenta que los padres en vez de preocuparse por lo que hacen los jóvenes deben ocuparse y dar buen ejemplo.

“A los hijos hay que enseñ arles diferencia entre la libertad y el libertinaje”, puntualiza la madre de familia.”Los concursos subidos de tono los deben de eliminar por el bien de nuestra sociedad, a veces cuando están tomados los muchachos no saben lo que hacen”, señala.- ARNOLD GARCÍA MARTÍNEZ



Volver arriba