Emisión de gases tóxicos

Fábrica de asfalto en Valladolid, más activa que antes

1 / 2


Carlos Fernández Mendoza con su mascarilla trabaja en el patio de su casa, en Valladolid, en un predio contiguo a la planta de asfaltos y polímeros, en la salida a Cancún, enfrente de una universidad


VALLADOLID.- “La emisión de gases tóxicos y malos olores ya son insoportables, me da ganas de salir corriendo de mi casa”, expresa Carlos Fernández Mendoza.

El vecino es uno de los principales afectados por la contaminación que genera una fábrica de asfalto, ubicada frente a la Universidad Modelo, cerca del cuartel de la XXXII Zona Militar.

Como denunciaron vecinos y expertos, la planta Emulsiones y Polímeros S.A. contamina el ambiente al elaborar asfalto con aceite quemado que recalienta en enormes calderos.

El hecho ya fue denunciado en dependencias e instituciones como la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), la cual dictaminó hace unos meses que no existe contaminación.

Tras ese dictamen, la empresa, propiedad de Luis Daniel Moreno Martínez, retomó su actividad con más intensidad que antes.

Hace unos días, en una visita al área, se constató que a las 9 de la mañana se encendieron las máquinas para la elaboración de asfalto y se comprobó que la contaminación es real en toda la zona, a la salida de Valladolid, sobre la carretera que conduce a Cancún, sobre todo cuando pasan ráfagas de viento que expanden las emisiones.

Fernández Mendoza hizo varias llamadas a las oficinas centrales de Seduma. Primero le respondieron que le llamaría, luego ya no le recibían la llamada.

El vecino incluso se puso una mascarilla que le regalaron familiares que saben del problema que afronta.

Otra vecina comentó que “ya abran soltado mucho dinero y se ve que hay mucha gente involucrada de políticos, pues ya operan de forma normal y descarada”.

La ama de casa, preocupada por sus padres e hijos, dice que son insoportables los fuertes olores de hidrocarburos y otros químicos.

“Son cien por ciento cancerígenos para el hombre y el ambiente”, dice la mujer, quien ha consultado con médicos y otros expertos.- Juan Antonio Osorio Osorno




Volver arriba