Desgracia lleva a suicidio

Joven de Yalcón se mata igual que su padre-abuelo

Huesos en la "capilla" del cementerio de la comisaría de  Yalcón, de donde era originario Pedro Abán Aguilar, quien se suicidó

VALLADOLID.- La vida de Pedro Abán Aguilar, de 28 años de edad, fue difícil y, según conocidos, tuvo motivos para suicidarse.

El cadáver se encontró el lunes, colgado de un árbol a un lado de donde pasa la construcción del libramiento con el crucero de Yalcón.

De acuerdo con investigaciones realizadas, Abán Aguilar nació de un incesto, cometido por uno de sus abuelos contra su propia hija, de nombre Juana, mamá del infortunado joven.

El abuelo del suicida, según se averiguó, tuvo relaciones sexuales con cuatro de sus hijas, pero sólo a Juana embarazó y el resultado fue el nacimiento de Abán Aguilar.

Su madre logró casarse con otro hombre, de quien se separó hace ya varios años.

El padre biológico tenía su casa en la calle 36 con 33 de esta ciudad, en tanto que su mamá aún vive en la comisaría de Yalcón.

La vida de Pedro Abán fue de un día en Valladolid y otro en Yalcón. Desde adolescente era consumidor de mariguana y el alcohol.

En ocasiones chapeaba algún terreno o trabajaba en una paletería de la ciudad, pero las adicciones le ganaban.

Hace seis años viajó a Cancún para trabajar y logró desempeñarse como albañil, sin embargo su suerte estaba todavía por escribirse.

Allí conoció a una joven, al parecer mesera de un bar, vecina de Tabasco, se enamoró y “la sacó a vivir”.

Procrearon un hijo y regresaron a vivir a la casa de la mamá en Yalcón.

Como las adicciones dominaban al joven, hace dos años su pareja lo abandonó y se llevó al hijo, lo cual lo sumió más en el consumo de alcohol y mariguana, a tal grado que casi todos los días se le veía intoxicado.

Su vida era un caos y quizá por esa razón se suicidó. El joven decidió ahorcarse como lo hizo hacen poco más de un año su padre-abuelo. Se dice en el pueblo que el papá, con tanto remordimiento en la cabeza, decidió ahorcarse y lo hizo en el interior de su casa.El cadáver de Abán Aguilar se le entregó a la madre la noche del lunes y de inmediato lo enterraron en el pueblo. No lo velaron por su estado de descomposición.Hay gente que vio al ahora suicida el pasado viernes al mediodía cuando se dirigía a esta ciudad, pero luego ya no supieron de él.- JUAN ANTONIO OSORIO OSORNO



Volver arriba