Con devoción a la Santa Cruz

Fieles de Xocén y "concheros" se unen al festejo

1 / 5


Un grupo de "Concheros" se reune cada año en Xocén. Los integrantes son de distintos puntos de la República pero se ponen de acuerdo para acudir a diversos festejos
Hombres de campo se hincan y rezan con devoción a la Santa Cruz, en la capilla de Xocén, Valladolid
El grupo de "concheros" utiliza guitarras, tambores y las conchas de sus trajes para poner ritmo a sus danzas y rituales prehispánicos. A la izquierda, ayer en Xocén


XOCÉN, Valladolid.- Como ya es tradición, cada año se celebra el Día de la Santa Cruz, en la capilla ubicada a la salida de esta comisaría, sobre la carretera a Xuilub. Locales y visitantes asistieron con velas para ofrecerlas a la Cruz de Piedra.

Al lugar llegó un grupo de “concheros” que hace 27 años visita a la Cruz y le ofrece varios rituales.

El grupo, que llegó el pasado viernes para velar y hacer guardia a la Santa Cruz, era de 35 personas. Instalaron casas de campaña alrededor de la capilla.

Durante la noche, se turnaban para no dejar sola a la Cruz, como manera de hacer patente su devoción.

Ayer, desde las 10 de la mañana, los “concheros” presentaron danzas prehispánicas y tocaron melodías que acompañaban los rituales ofrecidos a la Santa Cruz.

Eduardo Flores Aguilar, procedente del Distrito Federal, comentó que hace 27 años fundaron el grupo de “concheros” y cada año llegan hasta esta capilla para los rituales a la cruz.

Flores Aguilar, general de todos los “concheros”, aseguró que los rituales y las danzas que ofrecen es en agradecimiento por todo lo que gozan.

-Todo esto no lo hacemos por recibir algo a cambio ni por encomendarse para recibir un milagro como mucha gente puede pensar, para mí estar vivo es el mayor milagro que puede existir.

Comentó que una de las características principales de los “concheros” es hacer música con las cuerdas (guitarras, bandolones, banjos, bajos y arpas) y no únicamente hacer el ruido con las conchas de la vestimenta.

Los 35 integrantes son originarios de diferentes lugares como Cancún, Puerto Morelos, Distrito Federal, Tulum y Playa del Carmen.

La devoción fue inculcada por padres y abuelos. Cuando le ofrecen sus danzas a la Santa Cruz no piden únicamente por ellos, sino también por toda la gente.

“Nosotros nos debemos a las ánimas que nos dejaron todos estos rituales; la cruz para nosotros significa materia y espíritu”, añadió Eduardo Flores.

Como ya es costumbre, gente de Xocén hacía fila para obtener un plato de relleno negro que se regalaba. La comida se elaboró con ingredientes que la misma gente de la población donó para crear una gran convivencia para esta celebración.

A la 1 de la tarde la gente seguía llegando a la capilla.- DAVID OSORIO MARFIL




Volver arriba