Clandestinos, “secreto a voces”

En Valladolid la Policía Municipal "está enterada"

La "Pocholona", ex policía que fue detenida en un clandestino el año pasado. A la izquierda, "La lata", la cual vende bebidas alcohólicas en horario fuera del  permitido, según regidor panista

VALLADOLID.- La venta clandestina de cervezas en esta ciudad ya es descarada, pero la Policía Municipal no puede hacer nada contra los expendedores porque recibe $5,000 mensuales de cada uno de los propietarios, aseguró el regidor panista Francisco Vivas Fernández.

“La existencia de predios donde se vende cerveza de manera irregular es notoria, es un secreto a voces”, afirmó. “Sin embargo, la Policía Municipal se hace de la vista gorda, a pesar de que tienen conocimiento pleno de quiénes son los que venden de forma irregular”

El regidor consideró que existen alrededor de 25 puntos clandestinos en esta ciudad, pero “los más notorios” son “Chécate”, “La Lata”, una tienda del barrio de Candelaria, la casa de una líder priísta de la colonia Fernando Novelo y otro que funciona sobre la calle 45, “por mencionar algunos”.

Se sabe, dijo, que los dueños pagan $5,000 mensuales, cada uno a la Policía Municipal para que los dejen trabajar tranquilamente.

El edil añadió que tan sólo de los clandestinos la Policía Municipal obtiene alrededor de $150,000 mensuales.

Se calcula que a la Policía Municipal ingresan alrededor de $300,000 mensuales, que incluyen el pago de estos clandestinos y las multas por detenciones que se realizan.

Uno de los motivos por los cuales se instalan retenes en horas de la madrugada en determinados puntos es precisamente para cazar a quienes acuden a los clandestinos a comprar cervezas. Cuando van a bordo de sus autos los detienen y los detectan alcoholizados. El pago de la multa es de $4,800.

El regidor recordó que en una ocasión visitó las instalaciones de la Policía en una noche, de viernes y había 35 detenidos, la mayoría de ellos por estar alcoholizados o por conducir en estado inconveniente.

“Si ese día fueron 35, entonces habría que investigar cuántos entran el sábado y domingo; se supone que sería un número similar o mayor, de modo que el ingreso por el pago de multas es mucho”.

Sin embargo, acotó, no se tiene documento alguno de que ingrese el dinero a la Tesorería, debido a que no les muestran la documentación como es debido, es decir, no especifican los conceptos.

El regidor aseguró que el alcalde Roger Alcocer García está enterado de esta situación, pero no hace nada.

Mencionó que también se enteró de que cuando el ingreso baja en la Policía, de inmediato se montan los retenes en distintos puntos de la ciudad para detener a conductores y “multarlos por cualquier cosa, principalmente por no llevar cinturón de seguridad”, y así “recaudar fondos”.- Juan Antonio Osorio Osorno




Volver arriba