Casi se partió en dos

Se estrellaron de lleno contra un gran árbol de pich

1 / 3


Casi partido en dos quedó el Sentra en el que viajaban cinco personas y que se estrelló ayer contra un árbol a la vera de la vía federal, con saldo de cinco muertos
El accidente ocurrió cuando los pasajeros regresaban de un luz y sonido de Ebtún , entre el entronque del libramiento y el camino de acceso a Dzitnup


VALLADOLID.- Cinco personas que venían a esta ciudad a bordo de un Sentra, luego de disfrutar de un luz y sonido en Ebtún, perdieron la vida tras impactarse el vehículo contra un árbol de Pich, ubicado en la orilla de la carretera federal, entre el entronque del libramiento y el camino de acceso a Dzitnup.

Los muertos son los hermanos y , de 24 y 19 años de edad y vecinos de la calle 34 entre 31 y 33 del barrio de Santa Ana; , de 23 años y vecino de la calle 16 entre 23 y 25 de la colonia Fernando Novelo; , de 26 de edad, y una mujer que presuntamente se llama , cuya identidad no se pudo confirmar.

Esta mujer trabajaba, al parecer, como mesera en el bar “El Gallo”, aunque en el lugar sólo la identifican con el nombre y por el color de la blusa que llevaba la última vez que la vieron, el viernes pasado. Fuentes de la Fiscalía indican que la mujer no ha sido identificada oficialmente porque nadie había acudido hasta ayer a reclamar el cadáver, aunque ya se sabe de quién se trata.

El auto es propiedad de una persona a la que se le conoce como Yeseña Ricalde Mex y trascendió que existe la posibilidad de que el auto fuera conducido por Gabino Medina, quien habría resultado lesionado, pero pudo darse a la fuga a bordo de un taxi.

La familia de los dos hermanos fallecidos indicaron que José Carlos se dedicaba a la albañilería y su hermano menor Luis Miguel era empleado de la maquiladora Hong Ho. Según se averiguó, la noche del viernes a ambos los pasaron a buscar por sus amigos para acudir a una fiesta de luz y sonido en la comisaría de Ebtún, donde se presume que ingirieron bebidas alcohólicas y a su regreso, por un descuido, chocaron de lleno contra un árbol de pich que está a la orilla de la vía federal, unos metros antes de llegar al entronque con el libramiento. El Sentra casi se partió en dos, e incluso el motor cayó de su base y toda la parte frontal quedó destruida. Fue tal el impacto que en el interior del auto se observaban partes del motor y restos de algunos de los fallecidos en el mortal choque.

Al parecer, el conductor no tuvo ni tiempo de aplicar los frenos, de modo que el impacto fue brutal. Uno de los cuerpos fue encontrado sobre tres infortunados que viajaban en la parte trasera.

Familiares de los dos hermanos ya identificados se encontraban hasta la tarde de ayer en el Ministerio Público reclamando los cadáveres de sus familiares.- Juan Antonio Osorio Osorno




Volver arriba