Aún no la identifican

No hay indicios de violencia en un cuerpo encontrado

Las autoridades no tienen una línea de investigación definida en el caso de un cadáver encontrado

VALLADOLID.- El primer paso que las autoridades dan para tratar de identificar a una joven cuyo cuerpo fue hallado anteayer en estado de descomposición en un predio baldío, es verificar los reportes de mujeres desaparecidas en el Estado.

Ayer publicamos que en un terreno baldío de la calle 56 entre 19 y 21 de la colonia San Carlos fue hallado el cadáver de una joven, desnudo y en avanzado estado de descomposición, que se presumía, fue asesinada en otro sitio y llevada a tirar a ese lugar.

El hallazgo se dio cuando Érika Jazmín Ricalde Padilla trataba de buscar un sitio por donde entre una maquinaria para hacer un pozo en su casa, y al acudir por la parte de atrás se llevó la desagradable sorpresa.

El cádaver fue enviado a Mérida para realizarle todos los estudios correspondientes y tratar de identificarla y conocer el motivo de la muerte.

Anoche, en un boletín, la Fiscalía General del Estado informó que, tras la realización de estudios de necropsia, antropológicos, odontológicos, químicos y de criminalística de campo, peritos de esa instancia descartaron la comisión de algún delito en el caso. De acuerdo con los especialistas, luego de llevar a cabo una minuciosa inspección del cuerpo no se encontraron huellas de violencia en ninguna parte, ni interna ni externamente.

Según el boletín, el cuerpo hallado es del sexo femenino, de entre 20 y 25 años de edad, de 1.45 metros de estatura y conforme a los estudios antropológicos se determinó que el tiempo de fallecida es de aproximadamente 30 días, respecto del día del hallazgo.

Conforme a los resultados de las pruebas, el cuerpo no presenta huellas de haber sido quemado y la coloración adquirida por el cuerpo es producto de la exposición al medio ambiente y el estado de descomposición en el que se encontraba.

De igual manera, se descartó que el cuerpo localizado presentara huellas de golpes, fracturas o lesiones de algún agente vulnerante como puede ser un arma blanca o un arma de fuego.

Asimismo, no presenta golpes o fractura alguna en el cráneo, a lo que se suma que no hay evidencia alguna de violencia física en el cuerpo, ni fueron encontradas evidencias de violencia en el lugar del hallazgo.

De acuerdo con fuentes oficiales, se trabaja con los reportes de algunas mujeres desaparecidas, tanto en Mérida como en Tizimín e incluso el sur del Estado.

El presunto homicidio conmocionó a la sociedad vallisoletana, pues incluso la gente lamenta que los asesinatos ya estén llegando a la ciudad. “Las autoridades comprometidas con la seguridad deben estar más alertas a lo que está pasando”, dicen los vecinos.

La noticia fue motivo de comentarios y la pregunta recurrente era: “¿Qué está pasando en Valladolid?”.

En Tizimín, como parte de las investigaciones en torno al caso, la Policía Municipal colaboró para descartar que el cuerpo pertenezca a una estudiante que desapareció hace 15 días en esa ciudad.

En la Comandancia se averiguó que desde el lunes por la tarde agentes de Valladolid se comunicaron buscando indicios de desaparecidas.

La Policía de Tizimín le dijo a su homóloga que, en efecto, hace 15 días una joven estudiante fue reportada como desaparecida, pero, según los agentes, a través del ex novio de la muchacha fue encontrada.- J.A.O.O/W.U.C




Volver arriba