Apoyo a casi 800 estudiantes

Próxima apertura de un albergue en Colonia Yucatán

1 / 2


En todos los albergues hay alguien que prepara los alimentos de los menores que reciben alojamiento. A la izquierda, niños y jóvenes conviven en el albergue en Sisbichén, donde ayudan a 46 menores


VALLADOLID.- “El funcionamiento de los albergues en el Oriente es de mucha ayuda para los niños y jóvenes que viven en rancherías y comunidades a donde no llega la educación”, manifestó Francisco Castillo Rosado, director del Centro de Desarrollo Indigenista de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) en Valladolid.

El funcionario explicó que en su área tiene bajo su administración 15 albergues distribuidos de manera estratégica en varios municipios y comisarías del oriente del Estado, y próximamente serán 16, ya que se inaugurará uno más en Colonia Yucatán. En los que funcionan actualmente se atiende a un total de 786 menores.

“Todos tienen que cumplir con cierta diciplina, que se les impone porque están bajo la responsabilidad del director de cada uno de los albergues”, explicó.

El funcionario añadió que se les alimenta cuatro veces al día y se les trata de dar lo mejor, de hecho, “cuentan con un menú para acceder a una dieta balanceada”.

Según informó, los niños y adolecentes llegan a los albergues el lunes por la mañana, dejan sus cosas y se van a la escuela, cada quien a donde estudia. Al mediodía llegan y se les da de comer, y luego hacen su tarea en un lugar adecuado. Se apoyan con libros de las bibliotecas con las que cuentan.

“Los menores tienen ratos de esparcimiento en las instalaciones deportivas del albergue”, comentó.

Como parte de la rutina, por la noche, a las 10, deben estar en su dormitorio. No se les permite salir al pueblo sin justificación. Cuando lo hacen, por lo general es para ir por algo para la escuela.

Sólo entre semana

Los beneficiarios permanecen en el lugar de lunes a viernes. Al terminar la semana regresan a sus comunidades con sus familias.

El comisario municipal en turno envía a personal de seguridad para estar pendiente a las puertas del albergue y que nos se acerquen personas externas a molestar, sobre todo a las mujeres.

Castillo Rosado dijo que, en el caso del albergue de Sisbichén, se atiende a 46 menores, 24 mujeres y 22 varones; todos estudian.

La inversión que hace la CDI al mes es de $500,000, dinero que se utiliza para la compra de alimentos para los niños. Todo es administrado de manera directa por personal de la Secretaría de Hacienda, que incluso pide a los proveedores facturas.- JUAN ANTONIO OSORIO OSORNO




Volver arriba