Una práctica peligrosa

Dejan piedras en calles transitadas de Oxkutzcab

Una de las piedras colocadas por vecinos de la Avenida de las Naranjas, consideradas como peligrosas

OXKUTZCAB.- Guiadores de la localidad se quejan por una práctica peligrosa de algunos vecinos de la Avenida de las Naranjas que cuando llueve colocan piedras en las entradas de sus domicilios a fin de obligar a los conductores a esquivar los charcos, para evitar que el agua sucia salpique sus viviendas.

Los quejosos consideran que las autoridades deben intervenir ya que estas personas pueden ocasionar accidentes al dejar las piedras sobre el pavimento.

Roberto Cocom Osorio, Carlos Castillo Euán y Alberto Bonilla, guiadores afectados, consideran que las autoridades deben incrementar la vigilancia en el sector e impedir que los vecinos pongan piedras en la vía.

-Se trata de una carretera federal y el tránsito de vehículos es considerable, principalmente de guiadores que se dirigen a otros municipios de la región.

-El camino también es utilizado por los conductores de camiones con doble remolque ya que es una forma rápida de atravesar la ciudad.

Los quejosos indican que son cuatro tramos donde los vecinos cuidan el frente de sus viviendas con piedras.

-Cuando los guiadores se dan cuenta de este tipo de obstáculos se ven en la necesidad de realizar maniobras peligrosas que pueden terminar en accidentes.

-Estos obstáculos son más peligrosos para los motociclistas y ciclistas.

-Pedimos a las autoridades que busquen la manera de llamar la atención a estas personas para que eviten esta práctica. Otra solución sería que tomen medidas para evitar los estancamientos de agua en los costados de la Avenida de las Naranjas.

En el Centro

Los guiadores señalan que esta práctica se registraba sólo en las calles del Centro.

-A los vecinos no les gusta que los guiadores se estacionen en la entrada de sus viviendas y por eso colocan las piedras -refieren.

-Hay personas que utilizan “burros” metálicos en la entrada de sus negocios para llamar la atención de sus clientes; sin embargo, esta práctica no es correcta y la policía lo permite.- Jesús Bacab Chulim [email protected]




Volver arriba