Una Navidad normalista

Exitosa pastorela que se presentó en Dzidzatún

Diablos y otros personajes en la puesta en escena

DZIDZANTÚN.-Con un éxito rotundo se presentó en las instalaciones de la Escuela Normal Superior de esta población la pastorela “Una Navidad: un caos de pastorela”.

Previo a la puesta en escena, que fue la noche del miércoles, la comunidad normalista realizó un desfile navideño, que partió del centro de la cabecera y concluyó en las instalaciones de la escuela.

Durante el derrotero se observaron personajes tales como ángeles, diablos, duendes, juguetes, entre otros.

Al llegar hasta el pórtico de la citada institución, personal de la escuela los recibió con el tradicional canto para pedir posada.

Concluido el desfile se presentó la pastorela. La plaza cívica de la institución educativa fue transformada y ambientada como una auténtica fábrica de chocolates.

Con un guión y adaptación de Ricardo Martín, Pedro Durán, Geraldi Flores y Diana Pech, la puesta en escena de “Una Navidad: un caos de pastorela” está basada en la historia de la popular película “Charlie y la fábrica de chocolates”, donde interactuaron con personajes de “Toy Story”, “El Grinch” y “Mi villano favorito”.

La coordinación artística estuvo a cargo de la profesora Carmelita Estrada Herrera; la dirección general, de José Manuel Campos Estrada, y la escenografía, por alumnos del primero, tercero y quinto semestres, bajo la producción de la Escuela Normal de Dzidzantún.Durante aproximadamente dos horas, el público disfrutó de la historia de de un excéntrico y egoísta chocolatero llamado “Willi Wonka”, que junto con su equipo de “Oompa-Loompas”, dirigía una gigantesca fabrica de chocolates.Un día “Willi Wonka” observó que envejecía y que su riqueza no le iba a servir de nada porque la soledad lo acababa y decidió abrir las partes de su misteriosa fábrica a seis niños de todo el mundo para visitarla y hacerlos muy felices.Los “Oompa-Loompas” son enviados por “Willi Wonka” a repartir las invitaciones a las casas de los niños de noble corazón.Los ángeles del cielo, al ver este acto de bondad del chocolatero, consideraron que por sus buenos propósitos y su actitud de cambio para ser una mejor persona, decidieron que en esa fábrica naciera el niño Jesús. Sin embargo, los diablos no estaban de acuerdo con que así sea y de que perdieran el poder sobre “Willi Wonka”, de modo que harían hasta lo imposible por que el niño Jesús no naciera.- MIGUEL ÁNGEL ROJAS TAMAYO




Volver arriba