Un vigilante, cómplice del asalto

Se confabuló con cuatro ladrones del sur de Mérida

PROGRESO.- El Ministerio Público detuvo el lunes al vigilante Gilberto Euán como cómplice del robo de $500,000 en maquinaria y herramientas que se descubrió ese mismo día en la madrugada en las constructoras Infraestructura Marítima y Portuaria del Sureste (Impsa) e Infraestructura y Edificaciones del Sureste (IES), en la colonia ejidal Paraíso.

El Ministerio Público liberó el mismo lunes a Roger Hernández Ponce, de 54 años, quien sigue como vigilante en esas instalaciones.

En el Ministerio Público se averiguó que Gilberto Euán una banda de cuatro ladrones de la colonia Emiliano Zapata Sur, de Mérida, robaron en las constructoras, de las cuales conoce los movimientos.

Euán cayó en contradicciones cuando lo interrogaron los agentes ministeriales y al final confesó que fue cómplice del asalto que realizaron cuatro encapuchados que antes cortaron los cables de las cámaras de vigilancia.

Cuando los encapuchados llegaron a la caseta de vigilancia, Euán se había ido al fondo de las instalaciones, relató Hernández Ponce.

A diferencia de este asalto ya esclarecido, en este puerto hay otros sonados robos aún sin solucionar.

Uno de ellos es la sustracción de $542,000 de la caja fuerte de la gasolinera de la entrada de la ciudad el 8 de abril de 2013, día inhábil de Semana Santa en que no laboraron los bancos.

Los ladrones llegaron en una camioneta que estacionaron a la entrada de las oficinas y burlaron las cámaras de vigilancia.

Las autoridades ministeriales indican que interrogaron al personal que estuvo de guardia en la gasolinera, y a ex empleados, pero no hay indicios de pronta solución.

Tampoco hay detenidos por el robo de un millón de pesos en efectivo y $350,000 en alhajas cometido el 16 de julio de 2013 en la casa del armador pesquero Juan Domínguez Vergara, quien ahorraba para comprar un barco y ya no lo pudo adquirir.

El armador dijo que los policías ministeriales tomaron huellas dactilares y entrevistaron a personas allegadas, pero no hay más avances ni visos de solución.

Un caso ya cerrado es el robo cometido en la joyería de plata Taxco en 2013.

A la banda de ladrones se le detuvo en la salida de la ciudad porque iban en una camioneta con placas foráneas y al ser revisada les encontraron herramientas y armas. Al final, en el interrogatorio confesaron el robo en la joyería Taxco.- G.T.V.




Volver arriba