Perjuicios para ganaderos

Pérdidas por los transformadores robados en Catmís

En  "La Polvadera", los empleados riegan las plantaciones con cubetazos para evitar que se mueran

CATMÍS, Tzucacab.-A más de un año del robo de transformadores en diferentes ranchos de la población, pequeños agricultores pasan problemas para llevar el agua a sus animales y regar sus plantaciones.

El rancho “La Polvadera” es uno de los afectados. Ubicado en la carretera Catmís-Tzucacab, desde el robo del tranformador -ocurrido el 29 de diciembre de 2012- los empleados dejaron de utilizar la bomba de agua.

Desde entonces, el propietario tiene que costear los gastos para abastecerse de agua para las reses y regar los cultivos, explicó María Jesús Chi Villanueva.

-Desde que se robaron el transformador no contamos con el agua suficiente para mantener a los animales del ranchito -explicó.

-Con la sequía comenzamos a acarrear agua. Durante la temporada de lluvias tenemos un gran alivio, pues se recolecta el agua -añadió.

-En estos últimos tres meses la situación es mas difícil. Se necesitan traer hasta dos viajes de agua a la semana para las reses y un poco para los cultivos -señaló.

En cuanto al robo, relató, que el 29 de diciembre del 2012, al parecer en horas de la madrugada, derribaron el transformador y se llevaron todas las piezas de cobre.

-Esa misma noche también se llevaron el transformador de otro rancho ubicado, a unos dos kilómetros sobre la misma carretera -añadió Chi Villanueva.

-Hasta ahora nosotros no hemos logrado conseguir otro ya que los recursos no alcanzan para eso -dijo.

Entre los ganaderos se averiguó que durante la ola de robos de transformadores en la comunidad, fueron cinco los que hurtaron.

Uno era propiedad de Rogelio Sánchez, otra de la central y uno pertenecía a la familia Cach.

Ante esa situación, varios productores bajaron sus transformadores de sus ranchos para evitar que se los roben. También recordaron que el último hurto de transformador se dio en la comisaría de El Escondido.- MARTÍN CHAC BACAB Diario de Yucatán




Volver arriba