Aprovechan aguas residuales

Plan piloto daría resultados en un rancho ecológico

Una pila de lombricomposta en el rancho donde se cultivan cítricos y otras plantas de manera orgánica

TZUCACAB.- Un proyecto de cultivo de tilapia en el rancho agroecológico “Ocho venados” ya comienza a reflejar beneficios por la utilización de aguas residuales en el riego de cítricos.

Humberto Navarro Pérez, propietario del rancho, indica que en agosto próximo se iniciará la cosecha de tilapias del proyecto piloto que es promovido por el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca).

El productor señala que hace dos meses comenzaron a incursionar en el cultivo de tilapia a través de este programa piloto promovido por el gobierno federal.

-Por tratarse de un rancho agroecológico integral cumplimos con los requisitos para ingresar al programa.

-Con este sistema sustentable se pretende aprovechar las aguas residuales de los estanques para el riego y fertilización de cultivos orgánicos que se producen en el lugar -agrega.

-El agua que se retira de los estanques donde están los peces tiene muchos nutrientes y por eso se aprovecha para regar los cultivos sin la necesidad de usar químicos.

-El Inapesca financió la instalación de tres estanques donde se cultivan 1,500 peces con tres etapas de crecimiento: de 50 a 70 gramos, de 70 a 120 gramos y de 120 a 180 gramos, respectivamente.

-Esperamos que para el mes de agosto ya tengamos peces de 350 y 400 gramos, listos para vender.

-A principios de marzo iniciamos el cultivo de peces y la cosecha debe comenzar luego de seis meses.

-El agua de los estanques se pasa a una pila de sedimentación con lirios acuáticos para la purificación y luego se usa para riego.

-El trabajo ha comenzado a dar frutos, ya que se ha visto que la floración de los cítricos es constante y los frutos son más grandes. Si continuamos con este tipo de riego podemos tener cítricos todo el año y eso es un avance para la producción orgánica.

El agua se utiliza también para el riego de plantas de aguacate, moringa, stevia y otras.- Martín Chac Bacab




Volver arriba