Triste Navidad pesquera

Miles de pulperos no ganan nada en el último viaje

1 / 3


Rigoberto Sulú y sus hijos que le reciben del último viaje de la temporada de pulpo, que acabó el domingo, en el muelle de Yucalpetén
El pescador Susano May dice que no ganaron en el último viaje de la temporada de pulpo y por ello tendrán una muy triste Navidad. A la izquierda, la compraventa de mero en los muelles de Yucalpetén


PROGRESO.- Triste Navidad tendrán las familias de más de 3,000 pescadores que laboran en 300 barcos de la flota mayor de Yucalpetén.

Luego que el domingo fue el último día de la temporada, los pulperos reportan que el último viaje fue malo: se enfrentaron a tres nortes en alta mar y la captura obtenida fue baja, al grado que no ganaron nada ni alcanzaron a pagar los anticipos que recibieron antes de salir a la captura.

Más de 300 pesqueros estaban capturando pulpo en alta mar cuando el 27 de noviembre azotó un norte, cuyos efectos duraron casi una semana y mantuvo inactivos a los pulperos en ese lapso.

Días antes los efectos de un frente frío los obligó a suspender actividades.

-Sólo pudimos trabajar como cinco días; pasamos tres nortes fuertes que nos zarandearon, el último fue a mediados de la semana pasada, a nuestro retorno nos agarró otro mal tiempo -relata Manuel Medina, tripulante del pesquero “Hebert René”, que atracó ayer en el muelle de Yucalpetén.

El pescador Susano May, que viaja en el barco “Comandante”, coincide en que les fue mal en el último viaje, pues no ganaron ningún peso, así que no pudieron pagar sus anticipos de $4,000 que recibieron antes de salir de viaje y llegarán a sus casas sin dinero, sólo con un poco de pescado.

-Pasaremos una Navidad muy triste; no hay para el pavo ni para los regalos de los niños, así va a ser para cientos de familias de pescadores que teníamos la esperanza de obtener buenas ganancias en el último viaje del pulpo, pero no contábamos con los nortes que nos impidieron pescar -dice desalentado el pescador Rigoberto Sulú, mientras veía a sus dos hijos que fueron a recibirlo en el muelle.

Para que los armadores les den anticipos de pesca y sus familias tengan algo de dinero para la cena de Nochebuena, señala, lo más seguro es que se vayan de viaje cuando acabe el norte y pasen la Navidad en alta mar.

Susano May indica que el “Comandante” trajo 4,000 kilos de pulpo, pero en el barco viajan 18 pescadores, lo mismo que en el “Hebert René” y el “María del Mar”, que son del armador Jacobo Madera Gil, de Komchén, Mérida.

Cada pescador capturó de 150 a 200 kilos, dice Susano May, por eso nadie ganó.

En el viaje de hace un mes, los pesqueros traían hasta 10 toneladas y resultaba, pues los pescadores pagaban sus anticipos y ganaban.

Entre el viernes, sábado, domingo y ayer arribaron 200 pesqueros que se dedicaron a la captura de pulpo.

A los barcos de Madera Gil les fue bien, la mayoría de los pescadores apenas alcanzó los mil kilos.

Los tripulantes del “Tiburón” indicaron que por lo menos 10 sólo trajeron de 800 a 1,000 kilos.

Los barcos pulperos que llegaron tronados, dijeron los pescadores, serán amarrados en los muelles, pues no salió ni para pagar el avituallamiento, zarparán en la primera semana de enero para la pesca de mero.

Algunos armadores sacarán sus barcos para el mero después de la Navidad, así que muchos recibirán el Año Nuevo en alta mar.

Ayer la mayoría de los pesqueros descargaron el poco pulpo que trajeron.

Algunas personas comentaron que cuando les fue bien a los pescadores no ahorraron, no pensaron que les iría mal en el último viaje de la temporada del molusco, que se inició el 1 de agosto.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba