Tradición familiar de decenios

Abuela de Motul inculca devoción a San Juan Bosco

1 / 5


Abajo, la procesión con la imagen de San Juan Bosco tras la misa de bajada el jueves en la madrugada. A la izquierda, fieles veneran al santo en la misa del primer gremio, ese día
María Fernanda Cauich Guerra aprende de su abuela Atala Abán Xul la devoción por San Juan Bosco
Arriba, fieles y el mariachi Muxupip, tras la la celebración de la misa del primer gremio, el jueves pasado. Abajo, María Cauich Guerra con su abuela Atala Abán Xul veneran a San Juan Bosco


MOTUL.- Desde los cinco años de edad, María Fernanda Cauich Guerra aprende de su abuela Atala Abán Xul, de 75 años de edad, la devoción por San Juan Bosco, cuya fiesta religiosa comenzó el jueves 23 en la madrugada y el festejo popular se inició el viernes en la noche.

Atala Abán relata que lleva a su nieta a las misas que ofrecen los gremios a San Juan Bosco, a fin de enseñarle cómo venerarlo y con el paso de los años ella siga sus pasos para que la tradición no quede en el olvido.

-Como cada año, desde que tengo uso de razón, vengo a venerar a San Juan Bosco. Al principio, venía con mis hijos y ahora con mis nietos para que conozcan nuestras tradiciones religiosas y perduren -dice Atala Abán.

-Acudí con mi nieta para que, además de cuidarla, mirara cómo se hacen las cosas en las que participo, y quiero que algún día ella siga mis pasos, y haga lo mismo con otras generaciones -añade.

-En mi caso le he pedido muchas cosas a San Juan Bosco, pero sobre todo salud para mi persona y la de mi familia, cosa que me cumplió. Por eso, cada año en su fiesta llegó para agradecerle los favores que me hizo. -Venimos desde la colonia Mario H. Cuevas. Cuando se puede participamos en la misa de los gremios, luego asistimos a la casa donde entran , para comer y disfrutar un poco del festejo, que en ocasiones es amenizado por un grupo musical -concluye.- MAURICIO CAN TEC




Volver arriba