Un conflicto familiar por un desalojo

La intervención de la Policía causa gran expectación

TIZIMÍN.- La presencia de varios agentes de la Policía Municipal en el mercado, a raíz de un conflicto familiar causó alarma ayer entre comerciantes y amas de casa, que pensaron que se había registrado un asalto .

La movilización ocurrió alrededor de las 10:30 a.m., cuando José Ermilo Narváez Alamilla solicitó el apoyo policial para el desalojo de su ex pareja, quien, según dijo, tenía invadida su propiedad.

Los agentes llegaron al predio, en la calle 47 entre 48 y 50, donde Loammi Elizabeth Chi Baas afirmaba que la casa era de su hija y por eso no se iban a salir. Sin embargo, Ermilo Narváez salió con el título de propiedad para informarles a los oficiales que la casa se la heredó su madre, por lo que su exmujer no tenía ningún derecho a pelearla.

La mujer gritaba a los uniformados que sus pertenencias estaban dentro de la casa y el legítimo propietario insistía en que no se movería de allá incluso puso candados al domicilio. El lío se alargó hasta el mediodía.- W.U.C.




Volver arriba