Tres años de abandono

La guardería del IMSS de Tizimín sucia y saqueada

1 / 4


Deplorable aspecto de lo que fue la guardería del IMSS en Tizimín. A la izquierda, como se veía recién clausurada, en mayo de 2011
Instalaciones de la guardería


TIZIMÍN.- Ex empleados de la guardería del IMSS esperan una respuesta favorable a una demanda interpuesta hace tres años por presuntos despidos injustificados.

José Lincoln Palma Rodríguez, abogado de los ex empleados de la desaparecida estancia explica lo siguiente:

-Solo estamos esperando que delibere sentencia la Junta de Conciliación y Arbitraje para que se resuelva el caso; esperamos que el veredicto sea a favor de los ex trabajadores de la guardería.

Según comenta, a los citatorios nunca se presentaron representantes de los que administraban la guardería, por tanto se siguió el juicio por rebeldía y eso fue un punto a favor de los quejosos.

-En su momento, el Seguro Social realizó un convenio con Mayela Reyes Soto para que administrara el lugar y de ahí se quieren agarrar para no liquidar a estos empleados; sin embargo, la guardería es dependencia del Seguro Social, así que el instituto tiene que responder.

-Yo no estaba enterado de los saqueos a la guardería, pero revisaremos para ver si hay intereses de por medio que tengamos que defender por los clientes.

El abogado dice que Irene Pat Ávila, una ex empleada, estaba peleando por que se reabriera la guardería, “pero por el momento no tengo nada que declarar al respecto”.

Por otro lado, el presidente de la Canaco Tizimín, Gerardo Vidal Cruz, comenta que es de gran interés para el organismo que se le autorice la concesión para comenzar a trabajar la guardería.

-Queremos otorgar a la comunidad un servicio de calidad como se merecen los familias de la localidad, sobre todo por tantos problemas de maltrato que se han denunciado en varias estancias infantiles -dice.

-El desfalco que realizó Mayela Reyes Soto cuando estaba a cargo de la guardería del IMSS es de más de $1.000,000 y los saqueos ocurridos en los últimos meses dificultan nuestros intentos por reabrir esta estancia -dice el líder empresarial.

-Los gastos para poner en marcha nuevamente la estancia son elevados. Seguiremos luchando; a través de la Cámara de Comercio de Mérida hemos solicitado apoyo y recursos tanto federales como municipales para lograr el objetivo de abrir.

-Estamos en espera de una respuesta; mientras, continuamos con las gestiones pertinentes esperando que este año 2014 Tizimín cuente ya con una estancia adecuada para los hijos de padres asegurados -agrega.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR




Volver arriba