Trabajos se complican en Tizimín

Trabajos se complican en Tizimín

Personal del Incay retira cercas por una ampliación

1 / 2


Los motociclistas que transitan por la carretera de Tizimín a Chenkekén sufren desperfectos en sus vehículos. Debajo, el encargado de un rancho quita el alambrado que delimita los potreros


TIZIMÍN.- Los trabajos del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay) en el camino a Chenkekén comienzan a complicar el acceso a los parcelarios y ganaderos del municipio.

Pese a que propietarios de ranchos aún no retiran el alambrado, la maquinaria ya comenzó a levantar los postes y las cercas para los trabajos de ampliación.

A los ganaderos no les queda más que retirar lo más rápido posible las estructuras que delimitan su rancho, pues empleados del Incay ya amenazaron con pasar con los tractores para ir arrancar lo que encuentren.

Hasta ayer, los trabajos apenas habían avanzado unos dos kilómetros y debido a que la maquinaria ya está raspando el pavimento antiguo, el acceso a los vehículos se ha vuelto complicado.

En algunas partes se han formado grandes hoyos que ocupan casi todo el ancho del camino y por las lluvias se convierten en lodazales.

Averías

El fin de semana motociclistas sufrieron averías al pasar por los charcos.

-Si no avanzan rápido, nos vamos a perjudicar más de lo que ya estamos; ya ni los taxis quienes pasar -dice Fulgencio Caamal Uitzil.

El parcelario dice que su cuñado casi se cae con su esposa e hijo el domingo pasado, pues debido a las lluvias el hueco que se formó con las maquinarias quedó profundo y varios vehículos se quedaban atorados.

-Ya pasó un mes y no avanzan, esto nos perjudica, necesitamos que de una vez empiecen a raspar todo y tiren lo que tengan que tirar, bastante ya se les dijo a los que tienen más dinero y no quieren aportar -dice.

-Si tuviese mi rancho a la orilla con gusto paso y retiro mis alambres sin ningún problema, pero esta gente es terca y así no podemos avanzar -afirma Caamal Uitzil.

Jaime Pool Tuz empleado de un rancho, indica que su patrón no le ha dado la orden para retirar el alambrado y, por lo mismo, tendrá que esperar a ver qué ocurre.

-Los del Incay no han venido a hacer gente a los patrones, sólo dicen que van tirar alambre pero aún no llegan -dice el jornalero.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba