Santa Rosa, llena de agua otra vez

Santa Rosa, llena de agua otra vez

Esperan que no se repita el caos de las inundaciones

Con las lluvias, en San Rosa y Anexas, las calles se ven encharcadas y enlodadas. Los niños buscan caminos alternos para ir a la escuela

TIZIMÍN.- La misma historia que vivieron hace un año los pobladores de la comunidad de Santa Rosa y Anexas parece repetirse, pues nuevamente las calles comienzan a encharcarse.

Hace un año, a principio de septiembre, las constantes lluvias trajeron inundaciones a los habitantes, los cenotes se desbordaron y muchas familias tuvieron que buscar refugio en casas de familiares o vecinos.

Un niño perdió la vida al ahogarse en el patio de la casa de su madre, quien vivía al final de la comunidad cerca de una aguada que se desbordó por las lluvias.

Durante tres meses la comunidad pasó apuros, las autoridades llevaron despensas y garrafones de agua purificada. Trabajaron para sacar el agua con ayuda de extractores y pipas. Pasaron casi tres meses antes que el poblado quedara seco.

Ahora en las calles ya se ven encharcamientos lodosos ocasionados por las últimas lluvias del fin se semana.

Ariel Dzul Cano, comisario ejidal, dice que el lunes amaneció el pueblo con leve inundación, sobre todo en las calles del centro.

La situación empeoró esta vez, pues hace un año hubo gente que les donó material blanco con el cual rellenaron las calles. Con las últimas lluvias el material se ha convertido en un lodazal.

“Las calles están intransitables; los niños que van a la escuela contrabajo caminan, tienen que buscar caminos alternos porque, si no, cuando lleguen a la escuela tienen los zapatos enlodados.

“La entrada al poblado está peor, todo el material blanco que se extendió ya se removió; hasta un vehículo corre el riesgo de atorarse.

“Sólo esperemos que no pase lo que vivimos hace un año, no se lo deseamos a nadie, fueron tiempo críticos para nosotros”, dijo.- W.U.C.




Volver arriba