Primer siglo de ser ciudad

Tizimín subió a esa categoría en 1914 y luego bajó

Foto de 1914 de la calle 52 entre 53 y 51, en donde ahora se encuentra un restaurante, junto a una tienda

TIZIMÍN.- El próximo lunes 28, Tizimín cumplirá 100 años de que fue nombrada por primera vez ciudad.

El general Prisciliano Cortés, como gobernador del Estado, informó en 1914 a los habitantes de la entonces villa sobre el decreto emitido por el 25o. Congreso Constitucional del Estado, el cual en un articulo único eleva a ciudad a la villa de Tizimín.

El profesor Luis Pérez Salazar, cronista e historiador, indica que no fue la única villa que cambió a categoría de ciudad, ya que en ese mismo día y año, las villas de Peto, Sotuta y Temax, también fueron incluidas en el decreto 112.

Después de la guerra de castas, Tizimín regresó a la normalidad tanto en la villa, como en el campo. En el año de 1914, el centro lucía hermoso, las familias solían disfrutar de las tardes, tanto en el parque como en las puertas de las casas, donde se armaba la tertulia y los pequeños jugaban alegremente.

Las casas eran construidas de piedra, cal y canto; los marcos que adornaban las puertas fueron talladas en piedra, y las ventanas casi todas eran de herrería.

La población estaba dividida en cuatro sectores, con cuatro calles que abarcaban unos trescientos metros: una que pasaba frente a la iglesia, la 50 de norte a sur y otra de oriente a poniente, lo que ahora es la 51, de la estación de ferrocarril pasando frente al exconvento franciscano hasta el cementerio general.

Algunas de las construcciones existen, aunque desfiguradas, por las remodelaciones que se hicieron sin preservar el patrimonio.

En el campo, gracias ala fertilidad del suelo y las lluvias abundantes, la producción de vegetales, como maíz, frijol, calabaza, tomate y chile, eran suficientes para el autoconsumo y la comercialización con otros lugares.

Las maderas preciosas inundaban los montes en esa época y también se explotaba la savia de árbol de zapote. Se puede decir que ésta era la primera actividad que se realizaba en el municipio, puesto que unos 2,000 hombres de dedicaban a este oficio y estaban agrupados en sindicatos poderosos.

El lugar de reunión era de madera y paja, en el costado sur de la iglesia, donde ahora funciona una paletería, en el parque de la Madre.

Estos productos eran llevados a Mérida por medio del ferrocarril. Por su crecimiento poblacional, su economía y la paz que reinaba en esta región, Tizimín fue elevada de villa a ciudad.

El decreto antes mencionado ostentó las firmas del general Prisciliano Cortez, gobernador, y el secretario Sebastián García.

La autoridad municipal en ese año estaban a cargo de Manuel Narváez Pérez, Manuel Bates García y Temístocles Correa Gutiérrez.

Entonces, Tizimín era habitada por 3,500 personas.

Algunos de los comerciantes en ese entonces eran: José Guadalupe Alcocer, Idelfonso Arjona, Rodolfo Castillo M., Pablo Conde R., José Medina, Amado Peniche, Julián Mena y Antonio Ruiz.

Algunos de los vecinos de las cuatro calles existentes en ese entonces eran: Sebastián Alcalá Pérez, contratista; Raymundo Arce Correa, hacendado; Antonio Arjona Bolio, contratista chiclero; Miguel Barrera Palmero, profesor, y Manuel Bates García, empleado público.

También: Eduardo Conde, comerciante Temístocles Correa, comandante militar Alberto Gonzáles R., hacendado Demetrio Osorio Peniche.

En 1952, el gobernador Felipe Carrillo Puerto le quitó a Tizimín la categoría de ciudad y la nombró pueblo.- Ermilo Alcalá Dávila

De un vistazo

Se le quitó el título de ciudad para que los habitantes pudieran ser dotados de tierras.

Seguna vez.

En 1981, cuando Jorge Metri Couoh era alcalde, en una sesión de Cabildo, se acordó solicitar al Congreso del Estado que se otorgara de nuevo el título de ciudad.

Colección privada

El 1o. de diciembre de 1981, Tizimín fue declarada de nuevo ciudad, relata el profesor Pérez Salazar, quien con nostalgia muestra algunas fotos de esa época, que conserva en una colección privada.




Volver arriba