Medidas viales que generan confusión

Boyas en puntos polémicos y un semáforo malo

TIZIMÍN.- Ayer la ciudad amaneció con una “isleta canalizada” (boyas para delimitar un área) en la calle 51, cerca del parque, con el objetivo de evitar que los que vienen sobre la 52 se metan en sentido contrario para estacionarse a un costado del Palacio Municipal.

A pesar de que en esa esquina hay un señalamiento que indica que no está permitido doblar hacia la izquierda para estacionarse, muchos lo hacían.

En esa misma área, en la 52, cuando la escuela primaria Manuel Alcalá retiraba a sus alumnos, algunos padres se estacionaban hasta en tercera fila, impidiendo salir a los que estaban de primero y obstaculizando la visibilidad para los venían detrás, con el consiguiente peligro de atropellar a algún peatón o colisionar con otros vehículos. Otro cruce peligroso se encuentra en la calle 47 con 46, donde el semáforo lleva varios días sin funcionar, lo que ocasiona la duda entre los conductores. Algunos estaban acostumbrados al pase de cortesía o “uno por uno”; esos disminuyen la velocidad al llegar a la esquina, lo que aprovechan otros para querer ganar el paso sin importar si se tiene preferencia o alto.

El jueves, una camioneta Ranger al llegar a la esquina de la 46 no respetó la señal de alto y estuvo a punto de colisionar.- Ermilo Alcalá D.

Vialidad | Cruces

Otro cruce conflictivo es el de la calle 43 con 48, en la zona de las Cinco Calles.

Las brincan

Los vecinos opinan que las boyas instaladas sobre la 43 de poco sirven ahí, porque los conductores las brincan sin disminuir la velocidad.

Una sugerencia

Según explican, las boyas deberían estar en doble fila, pero sobre la 48, antes de llegar a la esquina que tiene un alto, para así obligar a disminuir la velocidad 30 metros antes.




Volver arriba