Llevan alegría a los niños

Visitan jóvenes de Conalep Tizimín cinco preescolares

7_300414_p31niniophoto02
1 / 7


Otro niño espera que el payaso le entregue una figura de globos. A la derecha, al escuchar la batucada, los niños se asoman para ver quién los visita, ayer en el kínder Remigio Aguilar
Jóvenes del Conalep reparten dulces y regalos a niños del kínder Remigio Aguilar de Tizimín, como parte de su recorrido, ayer
Una niña espera que el payaso termine de darle forma a una figura de globlos, ayer, durante la visita de alumnos del Conalep a un kínder. Los pequeños se pusieron felices con los dulces y demás sorpresas
A la derecha, la batucada del Conalep y un payaso saludan a los niños de kínder, ayer en Tizimín. Debajo, el payaso actúa con uno de los pequeños


TIZIMÍN.- De manera inesperada, estudiantes del Conalep disfrazados y acompañados de una batucada llevaron diversión a pequeños de varios preescolares con motivo del Día del Niño.

Ayer, desde las 9 de la mañana, los jóvenes se plantaron en la entrada de los preescolares. Los niños, al escuchar los tamborazos, salían de sus salones a ver quién llegaba a visitarlos.

Una vez que autorizaron las directoras de los planteles el acceso, la batucada entraba echando relajo e invitando a todos los niños a la explanada para divertirse.

“¿Vinieron porque es Día de el Niño verdad?”, preguntaban los niños. El payaso Choribolas contestaba: “No, es mi cumpleaños y lo vine a festejar con ustedes, el día del niño es mañana”, y todos soltaban la carcajada.

Ya instalados en el patio, los niños disfrutaron de un espectáculo exprés que ni se imaginaban. Los jóvenes recorrieron al menos cinco planteles de preescolar.

Comenzaron en el kínder Cervera Pacheco, de ahí se trasladaron al Jean Piaget, continuaron con el kínder Zacil- Ha, después al Juan de la Barrera y, posteriormente, al Remigio Aguilar para concluir con el preescolar indigenista Tzimin´ka.

Un programa de pura diversión disfrutaron los pequeños, con concursos de baile y de habilidad.

Era evidente la cara de felicidad de los niños, quienes no querían que se fueran los jóvenes del Conalep.

Algo de lo más divertido para ellos fue ver a sus maestras bailando al ritmo de la batucada.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR

De un vistazo

wLimitación

“Nos faltó tiempo, hubiésemos querido repartir sorpresas a todas las escuelas, pero salen temprano y el tiempo nos comió”, dijo un joven.

wGratificación

“La finalidad, llegar a los niños de preescolar, se logró; esperemos que continúen disfrutando de un día feliz y divertido. La mayor gratificación que nos llevamos es la sonrisa de los niños”.




Volver arriba