Lío sin resolver en Tizimín

Ganaderos piden apoyo para ceder partes de terreno

1 / 4


Un motociclista en un tramo de material blanco en el camino que lleva a la comisaría de Chenkekén. A la izquierda, un trabajador comienza a retirar el alambre de un rancho en el inicio de la vía, cerca de Tizimín
Según los ganaderos, a la vera del camino de Tizimín a la comunidad de Chenkekén se puede sacar el banco de material sin que el Incay se vaya a comprar a otros lados. Debajo, un tractor trabaja en la nivelación de un tramo


TIZIMÍN.- La carretera a la comisaría de Chenkekén, que se construye al norte de la ciudad, sigue siendo tema de polémica para productores.

Los conflictos se iniciaron desde que personal del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay) comenzó los trabajos.

Un grupo de ganaderos no estaba de acuerdo en correr los alambres de sus cercos para la ampliación de la vía. Pedían a cambio que el gobierno del Estado les apoye económicamente.

Los productores que no tienen ranchos a la orilla de la carretera se comenzaron alebrestar por los retrasos en la obra. Hoy, el lío continúa. El Incay trabaja por tramos donde algunos ganaderos ya accedieron a retirar sus alambres y postes.

Sin embargo, hay quienes se niegan aún y piden les apoyen y argumentan que para eso se da una aportación de vicios ocultos.

El comité que se formó hace dos años para exigir la construcción de un camino nuevo difunde en redes sociales que se llegaron a buenos acuerdos, pero todo indica que no se ha resuelto.

El miércoles unos trabajadores estaban corriendo los postes de un rancho ubicado en el inicio del camino a Chenkekén. Los obreros indicaron que el propietario lo hace por su cuenta en vista de que no hay arreglos.

Productores se detienen para decir que no se han sentado a dialogar para resolver los problemas y la obra no puede avanzar.

Al hacer sus cálculos, dicen que para mover postería, comprar rollos de alambre y pagar al trabajador las horas extras se necesitan $60,000 por kilómetro.

“Nadie tiene el dinero ahora para pagar que se corra el alambre y poner postes de concreto, que es lo indicado, pues así está en varias carreteras”, dijo un ganadero.

“Si esto no se hace como se debe, a la larga pueden ocurrir accidentes cuando el animal se escape”, agrega.

Por otra parte, dicen que el Javier Osante Solís, director del Incay, ya visitó el camino para verificar los trabajos, pero nadie sabe cuándo llega como para hablar con él y que se arregle el problema.

Hay ganaderos, dicen, que no correrán su alambre hasta que haya un diálogo.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba