Le temen a la marea roja

Le temen a la marea roja

Veterano pescador explica por qué hay hermetismo

Soldados recorren la playa de Las Coloradas, en busca de peces muertos, en mayo de 2009, cuando detectaron corrientes de marea roja

TIZIMÍN.- “Es normal que nadie quiera confirmar que hay marea roja porque esto afecta económicamente a las familias de los puertos”, afirma Jesús Callejas Soto, pescador retirado.

Carlos Contreras Celis, presidente de la Federación Regional de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera Zona Oriente, dijo ayer que aún no hay resultados de las muestras que tomaron los biólogos en el mar.

Vía telefónica desde Río Lagartos, dijo que en el puerto ha llegado la tranquilidad a los pescadores, ya que todo parece indicar que esa franja de agua mala se ha alejado de las costas del Oriente.

Mientras, en el puerto de Las Coloradas, el capitán Jorge Castillo Blanco dijo que en el poblado nadie habla de la marea roja.

“Desconozco si hay o no manchones; si es que hubo, el mal tiempo se lo llevó. Esta semana los pescadores traen buen producto, cada embarcación trajo de 50 a 60 kilos de pulpo”, agregó.

El comisario Mario Pech Pat también dijo que no hay ni rumores ni comentarios de que haya marea roja.

“Todos están pescando; mientras unos dicen que hay mal tiempo, aquí ha estado soleado”, añadió.

Jesús Callejas, antiguo pescador de El Cuyo, dijo que hace tres años unos manchones afectaron gravemente a Las Coloradas.

“En la costa hubo mortandad de peces que recalaron a la orilla del mar. Es lógico que nadie quiera hablar de este fenómeno, pero es algo natural, viene año con año a raíz de las pudriciones de le vegetación marina”, dijo.

“Esto se trata de franjas de agua mala, las hay rojizas y chocolatosas, se presenta más en mar abierto”, añadió.

“Cuando este fenómeno pega, nos quedamos sin pesca y sin el sustento de las familias porque se pone en cuarentena el mar y, cuando esto ocurre, los pescadores tienen que buscar otras opciones para ir a pescar”, dijo.

Callejas Soto indicó que por si fuera poco, la gente ajena al puerto ya no quiere comprar ni consumir el producto porque creen que está envenenado y en ocasiones tiene razón porque si una persona lo consume se intoxica.

“Sin embargo, los manchones de esta vez ya se alejaron, pasaron por fuera del diámetro que nos corresponde y a donde se vio solo llega la flota mayor”, afirmó.

En la página 37 publicamos declaraciones de José Luis Carrillo Galaz, presidente de la Federación Regional de Cooperativas Pesqueras del Centro y Poniente de Yucatán, quien dijo que, de acuerdo con reportes de pescadores de El Cuyo, en la zona Oriente no hay marea roja.

También dijo que según informes de Ángel Aguiñaga Bobadilla, presidente de la cooperativas Pescadores de El Cuyo, que agrupa a 120 socios, en la zona oriente no hay marea roja.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba