Invasión de ambulantes

Un problema en cada feria, dice el líder de la Canaco

Vendedores de ropa y chácharas invaden las aceras del mercado municipal en Tizimín, para aprovechar la afluencia de visitantes

TIZIMÍN.- Los vendedores ambulantes representan un problema en cada feria, afirma Gerardo Vidal Cruz, presidente local de la Cámara Nacional de Comercio.

Con toda impunidad, vendedores ambulantes se instalan en aceras del mercado municipal, calles del centro y en el parque principal, para expender todo tipo de productos a los locales y visitantes de la feria.

“No nos cobra nada el Ayuntamiento y hasta ahora la Policía no ha venido a decirnos nada, por eso seguimos vendiendo”, dice un ambulante que ofrece prendas de vestir y hamacas.

Otros venden antojitos y producto medicinales “milagrosos”, para todo tipo de enfermedades de males.

Los puestos en ocasiones son abarrotados por compradores quienes dicen que es una buena oportunidad de hacerse de prendas de vestir a muy bajo precio.

Elidé Cammal Che, ama de casa oriunda de Espita, dice que con “el valor” (lo que cuesta ) una blusa o pantalón en algún comercio de Tizimín, se puede comprar con los ambulantes hasta tres prendas parecidas, gracias a que los “huaches” (foráneos) venden barato.

Otra visión

Vidal Cruz, presidente de la Canaco, dice vía telefónica que año con año el problema es el mismo durante la feria.

“Los ambulantes aprovechan los días de feria para vender sus mercancía sin generar algún ingreso ni para el Ayuntamiento ni para la cámara organizada.

“En esta ocasión, el Ayuntamiento no hace nada por combatir el ambulantaje, fenómeno que perjudica y causa molestia a nuestros agremiados”, dice Vidal Cruz .

“Ya hemos solicitado la intervención del Ayuntamiento para que nos apoye y soluciones este problema; hasta este día no hemos tenido una respuesta favorable.

“Hago un llamado de nuevo al Ayuntamiento, para que imponga un control a los ambulantes y dejen trabajar a los nuestros, que sí pagan impuestos y son afiliados a la Cámara de Comercio.

“Como ellos dicen, de nada nos sirve que vengan miles de visitantes si para nuestros comerciantes no generan ingresos o ventas fuera de lo ordinario; al contrario, bajan las ventas y los propietarios tiene que ver cómo solventar los gastos”, agrega.- Ermilo Alcala Dávila




Volver arriba