Esquizofrenia en Tizimín

Enfermos son mal vistos por falta de información

TIZIMÍN.- En días pasados se extravió María Adela Ucán Chan, quien padece de esquizofrenia. Las alucinaciones y pérdida de noción del tiempo la obligaron a regresar a su casa a las 10 de la noche.

El extravío de María Adela ocasionó la preocupación de sus familiares, quienes no saben cómo ayudar a su pariente a recibir un tratamiento psicológico que les permita sobrellevar la enfermedad.

En esa ocasión la mujer llegó alterada, con cambios de humor, desorientada y casi no reconocía su hogar.

Mario Meneses Mena, director del Hospital San Carlos, dice que la esquizofrenia es un padecimiento que afecta la integridad de mucha gente, en muchos casos por la falta de cultura e información de la enfermedad.

El médico señala que en el San Carlos cada tres meses atienden de uno a dos casos de este transtorno.

Según dice, “para la prevención esquizofrénica” únicamente “se da atención psicológica”, para lo cual “se cuenta con varios módulos de salud en los diferentes zonas geográficas de la localidad”.

Los casos de desorientación, son canalizados al Hospital Psiquiátrico de Mérida, en donde se complementa con pruebas psicológicas y tratamiento avanzado.

Un psicólogo del Centro de Salud, a su vez, comenta que “lamentablemente hay personas que son arraigadas por la misma sociedad, personas que pueden, en la mayoría de los casos, recibir tratamiento y atención psicológica para que sea integrado nuevamente a la comunidad”.

-Al ser una enfermedad mal vista por la sociedad, los pacientes no aceptan su problema y tienen miedo de acudir a un tratamiento. Aun estando en consulta es difícil detectar el problema, ya que los pacientes no expresan su problema -explica.

En el Centro de Salud actualmente laboran psicólogos especialistas en enfermedades de psiquiatría general. Ofrecen el tratamiento inicial para controlar los síntomas de esta enfermedad.

Al mes se atiende a alrededor de 98 personas con problemas psiquiátricos, de los cuales entre 10 y 12 describen síntomas esquizofrénicos.

En casos de trastorno severo o cuando el paciente llega perturbado, desorientado o con problemas de violencia son internados para controlar el tratamiento; si no mejora se le trasladada al hospital Psiquiátrico en Mérida.

En el Hospital San Carlos también atienden estos casos con tratamiento farmacológico y valoraciones psiquiátricas. Las familias son canalizadas a grupos de autoayuda psiquiátrica ya que la falta de cultura al no atender a tiempo el problema puede ocasionar desintegración familiar e incluso abandono.

Este padecimiento en algunos casos se hereda, pero la mayoría de las veces se genera por un trauma perinatal o por algún golpe en la cabeza. Se presenta entre los 15 y 30 años de edad.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR



Volver arriba