El amor a mamá, sin día

Cálido festejo en Tizimín de madres y jóvenes católicos

Madre e hija destilan felicidad, en el festejo que ofrecieron jóvenes de la Pastoral de Adolescentes

TIZIMÍN.- Jóvenes integrantes de la Pastoral de Adolescentes realizaron un evento para festejar a las mamás, aunque ya pasó el 10 de mayo, porque el amor no tiene día.

El pasado sábado, en la cancha de la Valencia, los jóvenes y adolescentes de la parroquia de los Santos Reyes prepararon con amor un festival en honor a las mamás, con payasos, cantos, baile y concursos.

En una noche fresca y agradable, la madre Sor Pilar y 23 jóvenes coordinadores mantuvieron en orden a sus pupilos quienes no se cansaban de aplaudir, gritar y elogiar a las mamás con tal de que pasaran un rato agradable.

El payasito “Tamalito” abrió el evento con sus chascarrillos y, para animar a las festejadas, dirigió concursos para destacar las destrezas de estas mujeres, quienes no paraban de reír con las actividades que les tocó realizar. A base de habilidades inesperadas estas mujeres demostraron por qué son las amas de la casa. Mostraron seguridad y enjundia, lo cual enorgulleció a los hijos, quienes no se cansaban de apoyarlas con porras.

Todos participaron

Los más pequeñines también participaron en los concursos de baile.

El momento fue muy divertido para todos los espectadores pues estos chiquillos con sus ocurrencias sacaban las carcajadas.

Las personas que pasaban cerca del lugar se detenían a echar un ojo a ver lo que estaba pasando.

Después jóvenes cantaron y bailaron al ritmo de timbiriche con la canción “Mamá”, mientras otros interpretaron una pequeña obra a la que nombraron “Cambia a mi mamá”, en la cual una adolescente imagina muchas maneras de cómo le gustaría que fuera su mamá; sin embargo, llega a la conclusión de que sea como sea su mami nunca la cambiaría.

La cancha de la Valencia vibró con la armonía de estos jóvenes, quienes dedicaron su esfuerzo para que las mamás tuvieran un día especial. Hasta el joven Eduardo Padilla, que no estaba dentro del programa, se animó a cantar delante de todos los presentes dedicando a las madres la canción “La mejor de todas a todas”. Sin duda alguna, las familias presentes se divirtieron y gozaron de alegría con el espectáculo dedicado a las damas de la casa.

Al final, los adolescentes ofrecieron a sus mamás bocadillos y un regalo sorpresa. Se retiraron con el firme propósito de seguir consintiéndolas en el hogar.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR




Volver arriba