Dificultad para peatones y conductores en una calle

Comentarios por baches y lodo en la 33 de Tizimín

Un conductor por la calle 33 esquina 44 de Tizimín, con baches

TIZIMÍN.- La calle 33 esquina con 44, conocida como periférica, pone en riesgo la integridad física de ciclistas y peatones que acostumbran transitar por el rumbo.

Ubicada a espaldas de los terrenos de la primaria David Vivas Romero y el preescolar Juan Rivero Gutiérrez, la calle 33 presenta una gran cantidad de baches.

Aunado a los baches, el encharcamiento -producido por las lluvias del jueves 15- generó gran cantidad de lodo en uno de los costados.

Esto complica el acceso de vecinos que viven cerca de esa calle y los hace preocuparse por los baños de agua sucia que reciben cuando conductores de algún vehículo pasan a alta velocidad y los salpican.

“Hace tiempo que las boyas reductoras de velocidad desaparecieron de la zona; los conductores ya no tienen cuidado con la velocidad, incluidos los de gran tonelaje que pasan por aquí porque esta calle conecta con las carreteras que van a la ciudad de Mérida y Colonia Yucatán”, dice Leonor Bacab Solís, vecina de la zona.

“La temporada de lluvias ya empezó y tal parece que el esfuerzo del Ayuntamiento por bachear la ciudad no basta”, añade.

Motocilcistas y cilcistas, al ver la calle inundada y con el conocimiento de que está llena de baches de gran profundidad, optan por abordar la única acera y ponen en riesgo a los peatones.

Más adelante, en la calle 33, por la curva que anuncia la entrada a la colonia conocida como la Huayita, los conductores también pasan los mismos apuros al tratar de esquivar los baches para proteger los vehículos. -E.A.D.




Volver arriba