Charlatanes en Tizimín

Charlatanes en Tizimín

Medallón de 150 pesos para cita con "la maestra"

7_130514_p1Bigtphoto01
1 / 2


Personas de diferentes clases sociales acuden a la casa donde funciona un "consultorio" de esoterismo, en la calle 50 entre 43 y 45 de Tizimín. El grupo se anuncia en una frecuencia de radio FM


TIZIMÍN.- El director de la Policía Municipal, Federico Cuesy Adrián, hace un llamado a no caer en el fraude de “charlatanes que se anuncian como adivinos”.

“La supuesta lectura de cartas, las limpias curativas y los amarres de amor, presentados como algo cierto, hacen que la gente inocente caiga en el juego”, advierte.

El jefe policiaco dice que los charlatanes suelen engañar a las personas anunciándose en periódicos, incluso pueden usar nombres y fotos de gente real, previo pago, para hacer público su supuesto testimonio.

“Es importante que la gente no se deje engañar, son charlatanes que se instalan en un sitio y luego de conseguir su objetivo se van”.

Cuesy Adrián señala que, lamentablemente, como autoridad no puede ponerle un alto a esos supuestos videntes, pues se necesitaría flagrancia y que alguna víctima lo denuncie.

Un ejemplo concreto de la presencia de adivinos en la ciudad es el grupo “Secreto maya”, que se instaló hace unas semanas en una casa ubicada en la calle 50 con 45, a unas cuadras de la plaza de los Cenotes.

No sólo se anuncian en pasquines dando supuestos testimonios de buenos resultados, sino que también están transmitiendo en una sintonía que no es de la radiodifusora local, sino en la frecuencia 100.3 de FM.

Inclusive anuncian su transmisión como “el canal de la esperanza” e invitan a potenciales clientes a llevar sus cartas con sus problemas a la calle 48 número 358 entre 45 y 43 del Centro.

Mono amarrado

Ayer, uno de los spots que estuvieron repitiendo una y otra vez es el testimonio de “María”, quien pide ayuda pues cree que le hacen “brujería” a su tortillería, porque encontró un mono amarrado con un listón rojo en la puerta de su negocio.

Una es la dirección para hacer llegar las cartas y en otro sitio están las oficinas donde se ve llegar a gente de diferentes clases sociales.

Entran mujeres, hombres, jóvenes y ancianos. Previa cita, algunos descienden de sus vehículos, entran y después de 15 minutos salen.

En la antesala les apuntan nombre y les cobran un medallón que viene dentro de un bolsillo con un precio de 150 pesos y que les da derecho a una cita con “la maestra”.

La encargada dice que “la maestra” es de Mérida y viene tras cita previa “para trabajar el medallón, que sirve como amuleto contra males y para la buena suerte”.

En la fachada se observa un anuncio de “Secreto maya” y venta de productos naturales, con horario y teléfonos. En la sala se instaló un escritorio y se colocaron sillas alrededor. Las “consultas” se realizan en un cuarto, según la asistente.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba