Celebran en Sucopo con baño y clavados

Fiesta a San Juan Bautista en el cenote 7 Bocas

1 / 3


Un joven salta al cenote Siete Bocas de la comunidad de Sucopo, en honor de San Juan Bautista
Numerosos pobladores se congregaron en torno al cenote de Sucopo, comisaría de Tizimín, para el ritual en honor a San Juan Bautista, ayer martes. A la izquierda, jóvenes se bañan en el cenote Siete Bocas de Sucopo, comisaría de Tizimín


SUCOPO, Tizimín.- Retomando una tradición ancestral varios clavadistas participaron ayer martes en el baño maya en el cenote de las Siete Bocas.

El festejo a San Juan Bautista reunió a los pobladores y visitantes, quienes recordaron aquellos rituales que se dejaron de hacer desde hace 43 años.

Desde el mediodía la comunidad de Sucopo se pintó de fiesta. Los habitantes se comenzaron a reunir a un costado de la iglesia, donde se presentaron jaraneros.

Veteranos pobladores contaron anécdotas de cómo solían tirarse clavados en el cenote cuando eran niños.

Luego de una breve remembranza, los lugareños se trasladaron al ritmo de la charanga, en procesión, hasta el cenote de las Siete Bocas.

Como fue llegado la gente trataba de escoger los mejores lugares para estar en la bóveda del cenote y ver el baño maya que los pobladores prepararon.

Un grupo de empresarios y maestros que promueven un corredor turístico que incluye a la localidad coordinaron el evento. Fueron llamando uno por uno a los más atrevidos para que se tiraran de clavado al cenote.

El primero en tirarse fue Ariel Guerrero Arjona, antiguo poblador, quien recordó que en su infancia solía participar en el baño maya.

A la cuenta de tres se iban tirando jóvenes y niños quienes mostraron sus mejores clavados al ritmo de la música de charanga.

Pese al bochorno que se sentía, la gente buscaba estar lo más cerca posible de la boca del cenote para captar mejores fotografías de los clavadistas.

El evento reunió a más de 100 personas, entre niños y adultos.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba