Apedrean casas y policías

Detienen a madre e hijo, en Tizimín, en Los Aguacates

1 / 4


Al menos 20 agentes municipales acudieron al llamado de vecinos del Fracc. Los Aguacates, que denunciaron un pleito entre vecinos. Abajo, Javier Hau Santos, uno de los detenidos acusado de agredir a pedradas a los policías
Gilberta Santos May, detenida el viernes por la noche por apedrear a la Policía en Los Aguacates. A la derecha, algunas de las unidades policíacas que acudieron a calmar los ánimos


TIZIMÍN.- Un conflicto entre vecinos ya pasados de copas fue subiendo de tono y derivó en la detención de una mujer y un joven.

La riña incluyó una mutua lluvia de pedradas a predios de los involucrados y agresión a uniformados de la Policía Municipal.

Los hechos ocurrieron como a las 7 de la noche del viernes, en casas de la calle 70, a espaldas del campo de fútbol del fraccionamiento Los Aguacates.

Según se averiguó, el lío se inició entre vecinos con el intercambio de palabras altisonantes. De ahí pasaron a los golpes y luego a lanzarse piedras entre sí.

Agentes agredidos

Otros vecinos del rumbo avisaron a la Policía y al sitio arribó una unidad municipal, cuyos agentes fueron agredidos verbal y físicamente; incluso a uno de ellos le lanzaron una pedrada, que estuvo a punto de hacer blanco. Por fortuna no fue así y la piedra le dio a la patrulla.

Lo anterior motivó que los elementos municipales pidieran refuerzos y en cuestión de segundos el lugar ya se encontraba sitiado por varias unidades y elementos con escudos protectores.

Los ánimos se caldearon y los rijosos arremetieron contra los policías, lo que llevó a la detención de una mujer y su hijo, Gilberta Santos May y Javier Hau Santos, que fueron identificados como lapidadores de los policías.

La calle fue cerrada por casi una hora. Decenas de vecinos se concentraron en el sitio y pidieron a los policías que se llevaran a los rijosos.

La mayoría de los pleitistas se refugió en sus predios y desde ahí lanzaban amenazas a los uniformados.

Los policías se retiraron, aunque una patrulla permaneció en una esquina cercana para mantener la vigilancia.

Los vecinos dicen que no es la primera vez que se registra este tipo de actos violentos. Según dijeron, en una ocasión llegaron hasta los machetazos.- Santos Euan Cano




Volver arriba