Ansiosos por el muelle

Esperan terminar los trabajos en El Cuyo en unos días

7_120514p1muelle1photo01
1 / 2


El ensamble del piso lleva tiempo porque es artesanal, los trabajadores ponen pieza por pieza. A la izquierda, unos obreros se encargan de ensamblar el piso para la avenida que lleva al muelle


EL CUYO, Tizimín.- El muelle de concreto, que se inició desde agosto del año pasado, estará listo en un par de semanas, según informó la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT).

Como hemos publicado, la obra se inició con poco más de 17 millones de pesos como inversión oficial.

El muelle mide 158 metros de largo y 6 m de ancho. La plataforma, al final de la construcción, mide 14 m de ancho por 43 m de largo.

Faltan detalles

Al día de hoy, los trabajos están casi por concluir.

Empleados de la SCT indican que sólo faltan detalles en la avenida, como las luminarias y el piso que es artesanal.

Los obreros dicen que quizá en una semana se termine, pero lo más seguro es que sea en 15 días, pues aún faltan guarniciones y jardines.

Para el sector empresarial esta obra comienza a ser un atractivo turístico. En la reciente temporada vacacional fue muy visitado.

Ahora que la obra es novedad, durante las mañanas y tardes las familias acuden con artículos de pesca.

México Sánchez Becerra, quien está a cargo del hotel Aida Luz, indica que desde que se estaba construyendo el muelle ya se veía al turismo ansioso por que se termine.

Ahora que la obra está casi lista, aumenta la presencia de familias que llegan para pasar el fin de semana.

“Lo que les lleva más tiempo es el ensamble del piso en la avenida, porque el muelle ya está terminado”, señala Sánchez Becerra.

Gabriel Aguiñaga Medina comenta que la gente del puerto ya tomó como distracción ir a pescar. Van niños con su cordel (que consiguen a $30) o con la caña de pescar (que cuesta $700).

Según comentan, por las tardes es cuando más gente va a pescar, ya sea para su consumo o para vender.

Óscar Solorio Ortiz, vecino de El Cuyo, indica que el muelle también les empieza a generar algunos problemas.

En vacaciones de Semana Santa hubo jóvenes que por presumir que sabían nadar se tiraban desde el muelle con la intensión de llegar hasta a la orilla.

Muchos estuvieron a punto de ahogarse y personas del puerto se vieron en la necesidad de tirarse al agua para ayudarlos.- WENDY ARACELLY UCÁN CHAN



Volver arriba