Acusación de un líder sindical en Tizimín

Toman medidas para que no falte el agua potable

Tomás González culpa de un lío a dos funcionarias
TIZIMÍN.— En el Sindicato de Trabajadores Municipales se ahonda un pleito entre un líder sindical y directores de área del Ayuntamiento.
Tomás González Guzmán, quien representa legalmente al sindicato de los empleados, asegura que lleva más de 20 años “peleando por los intereses de los obreros”.
Por otro lado, los trabajadores se quejan de que su líder les cobra cuotas semanalmente y solo vela por sus intereses personales.
El sindicato de trabajadores lo conforman alrededor de 150 empleados, de los cuales apenas 80% está con su delegado y el resto apoya a la directora de Servicios Públicos, Suremy Castro Aguayo, y a Melba Puc Sulú, encargada de la recolecta de basura y el relleno sanitario.
Ambos grupos se mantienen en sus posiciones.
Tomás González ofrece pelear por aguinaldos, retroactivos y aumentos de sueldo, lo que le corresponde como dirigente del sindicato.
Suremy Castro, directora de Servicios Públicos, quien se encarga de coordinar a todo el personal, dice que ofrece mejores oportunidades a cambio de no seguirle el juego al líder sindical.
El jueves la funcionaria “regaló” cortes de cabello a los que están de su lado.
A raíz de una publicación que hizo Tomás González en cuanto a presunto hostigamiento de Melba Sulú, un grupo de trabajadores lo contradijo y lo acusó de preocuparse solo de cobrar cuotas, sin hacer nada por ellos.
Ayer se presentó de nuevo el líder sindical al Diario para afirmar que esos que se quejan son manipulados por Melba Puc y que no sabe de qué cuotas hablan si hace tres años que no pagan.
“La cuota es de solo 2 pesos por cada 100 que ganan los trabajadores. El problema lo causan Suremy Castro y Melba Puc; desde hoy se han declarado nuestras enemigas”, dijo.— WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba