Acusa a policías por golpearla

Pelea con la amasia de su esposo y la detiene la Policía

María Fernanda Salazar Chan, de 66 años, asegura que sólo quiere dinero para volver a su pueblo natal con su familia

TIZIMÍN.- “Me encerraron en la cárcel como si fuera una delincuente”, expresa con lágrimas y sollozos María Fernanda Salazar Chan.

Desesperada, María Salazar, de 66 años, se presenta a las oficinas del Diario y relata las horas amargas que pasó encerrada en las celdas de la Policía Municipal, el viernes 20.

Según indica, hace dos años que su marido, Rogelio Dzib Tuz, quien fue trabajador del zoológico, la abandonó. Desde entonces ella se quedó sola y cada semana él le daba 300 pesos para sus gastos básicos.

Su esposo se jubiló en enero pasado y, pese a ello, le siguió dando dinero para sus alimentos. Sus ocho hijos también la dejaron, sólo de vez en cuando la visitan.

La mujer cuenta que hace dos semanas su marido le dejó de dar el dinero y, por eso, ella acudió a casa de la amasia de Dzib Tuz.

María Salazar se hizo de palabras con la mujer hasta al grado de llegar a los golpes. Más tarde acudió a la Policía Municipal a denunciar, pero no sabía que su marido ya había ido acusarla.

También desconocía que una policía es sobrina de la amasia, quien hizo que la encerraran en la celda.

-Les dije que no había hecho nada, sólo pedía dinero porque no tengo para mi comida, pero esa policía me dijo que me va a encerrar por golpear a su tía; yo me negué y le dije que no iba a entrar porque no le robé a nadie, entonces entre cuatro me agarraron y me encerraron.

-La mujer policía me agarró de la garganta y me estaba ahorcando; como no me dejé, me arrastraron y me metieron a la cárcel; estuve desde las 3 de la tarde y a las 11 de la noche me soltaron.

-Había una muchacha que también estaba encerrada; dice que dos veces me desmayé y me ayudó a levantarme; en todo el día no comí nada, sólo unas monedas tenía y todo me quitaron, hasta mi credencial que tenía me lo robaron -dice la mujer, quien se tapa la cara para encubrir el llanto.

-Le dije a mi marido que me dé 2,000 pesos y me desaparezco de su vida, pero no me quiere dar ni para mi pasaje a mi pueblo, Carrillo Puerto; ahí viven mis hermanos; no quiero seguir sufriendo injusticias aquí.

La mujer vive en la colonia Benito Juárez en la calle 37-A con 66 No. 435. Su marido vive al lado con su amasia.

Ante esto se buscó la versión de la Policía Municipal. El oficial en turno informa que la mujer fue detenida luego de lapidar la casa de su vecina y de agredirla.

La afectada reportó a la Policía y entonces una patrulla fue a verificar el desorden. Luego subieron a la denunciante a la unidad para llevarla a la comandancia.

Cuando llegaron, vieron que entraba a la base María Fernanda Salazar Chan.

Según el comandante, la sexagenaria quería golpear a la otra mujer y por eso fue detenida pues estaba alterada y no se podía controlar.

El oficial dice que se le dio atención con paramédicos, un refresco y agua.

“Por ningún motivo se le agredió”, afirma el uniformado.- WENDY UCÁN CHAN

Le dije que me dé $2,000 y desaparezco de su vida, pero no me quiere dar ni para mi pasaje a mi pueblo, Carrillo Puerto; ahí viven mis hermanos; no quiero seguir sufriendo injusticias aquí



Volver arriba