Tizimín celebra a Momo

Tizimín celebra a Momo

Desfile de carros alegóricos invade calles de la ciudad

Los reyes juveniles del Carnaval de Tizimín 2014, Melisa I y Jesús I, fueron aclamados en el desfile

TIZIMÍN.- El Dios Momo estuvo presente este jueves en la ciudad, familias enteras disfrutaron de carros alegóricos, los cuerpos de baile y los regalos repartidos en el paseo de Corso.

El recorrido, que dio inicio en el parque de la Libre Empresa y concluyó en la explana del exconvento, fue un despliegue de creatividad con la presentación de comparsas, a pesar de que este año fueron pocas las que participaron en el paseo.

En la antigüedad, al dios Momo se le representaba con una máscara que levantaba para que se le viera la cara, y con un muñeco o un cetro acabado en una cabeza grotesca en la mano, símbolo de la locura. Era el dios de las chanzas y las burlas; hijo del sueño y la noche. Era, en fin, el dios de la locura que con chistes y con mímica grotesca divertía a las excelsos dioses del Olimpo.

Colorido en las calles

Este año, en honor al dios Momo, desfilaron carros alegóricos, trajes de noche, botargas y disfrazados que llenaron de colorido las calles de la ciudad.

Entre las comparsas estuvieron presentes varias reinas, que llegaron con sus respectivas parejas de baile para demostrar que ellos también son amantes y apasionados de la danza nacional.

En la celebración participó Michel Altamirano Pacheco, a quien se presentó como “belleza gay Jalisco 2012″.

En la parada destacaron carros alegóricos con personajes de circo y reyes infantiles, quienes desde sus tronos arrojaban souvenirs, en su mayoría dulces.

Un carro alegórico de luchadores lanzaba confeti y emocionaba a los niños con sus peleas en plena calle.

Las “Chicas trans” lucieron sus mejores trajes y sorprendían con sus bailables.

Cada vez que avanzaban los carros alegóricos, la gente se acumulaba para no perderse de la diversión del recorrido.

En el centro de Tizimín se dio la presentación de comparsas, con ovaciones y aplausos de padres de familia y amigos, los bailarines se lucían con sus participaciones.

El carro más aclamado fue el de los reyes juveniles de este Carnaval, Melisa I y Jesús I, quienes exhibieron un inflable de negrita cucurumbé condecorándose como los reyes del mambo.

Desde el paseo de Corso de el jueves 6, las calles de la ciudad se ven envueltas de festejo y regodeo. Por el Carnaval se suspendieron actividades y no habrá clases hasta el miércoles 5.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR




Volver arriba