"Nos trajo un dinero extra la partida de nuestro patrono"

“Nos trajo un dinero extra la partida de nuestro patrono”

Beneplácito entre vendedores de Aké, Tixkokob

Visitantes disfrutan de unos salbutes de pavo en Ruinas de Aké, a donde llegaron para una procesión
1 / 2


Visitantes disfrutan de unos salbutes de pavo en Ruinas de Aké, a donde llegaron para una procesión
Leónides Balam Solís sirve una ración de sopa de lima a visitantes oriundos de Cacalchén


RUINAS DE AKÉ, Tixkokob.- La llegada de cientos fieles católicos para llevar la imagen del Cristo Negro de esta comisaría a Cacalchén fue un bálsamo para los vecinos que en los fines de semana se ganan la vida vendiendo comidas regionales a quienes llegan para visitar la zona arqueológica.

El reciente Sábado de Gloria fue un día extraordinario en esta comunidad, porque los dueños de los pequeños expendios de comida reportaron que aumentaron sus ventas con la gente que vino para llevar al Cristo a Cacalchén para su fiesta anual en ese municipio.

Leónides Balam Solís, quien es conocido como “Mito Balam” y tiene una fonda en su casa, dijo que “en nuestro caso, las ventas se duplicaron, ya que ofrecimos a los visitantes mondongo, y sopa de lima, caldos de pavos, kibis rellenos de carne, salbutes y panuchos”.

-Vendimos lo que normalmente vendemos en un mes, se gastó todo lo que ofrecimos -destacó.

Miguel Balam, quien vendió costillas asadas, coincidió en que se gastó todo y antes del mediodía ya no tenía nada para ofrecer a los visitantes.

-No puedo quejarme, me fue bien, nos trajo algo de dinero extra la partida de nuestro patrono -afirmó.

Emilia Aké indicó que el Sábado de Gloria “vendimos lo que normalmente ofrecemos los fines de semana: tortas y tacos de relleno negro, panuchos, salbutes”.

-Se puede decir que fue un día normal para mí, a pesar de que llegó mucha gente -señaló la vendedora.

Por la llegada de peregrinos, los vecinos instalaron puestos de comida, refrescos, sombreros, agua, sorbetes, tamales y playeras, e hicieron su agosto en abril.- J.A.I.Ch.




Volver arriba