Cacalchén festeja al Cristo

Cacalchén festeja al Cristo

El domingo será la primera misa de los gremios

Un grupo de fieles se ponen de acuerdo para cargar con todo y base al Cristo Negro de Ruinas de Aké de la capilla de Cacalchén a la parroquia de San Pedro y San Pablo para la visita anual de la imagen
1 / 5


Un grupo de fieles se ponen de acuerdo para cargar con todo y base al Cristo Negro de Ruinas de Aké de la capilla de Cacalchén a la parroquia de San Pedro y San Pablo para la visita anual de la imagen
Fieles en procesión con el Cristo Negro de Ruinas de Aké a la parroquia de Cacalchén para la misa de bienvenida de la imagen para su feria anual. Abajo, dos devotos aseguran coronas de flores a la imagen en la capilla
Dos devotos fotografían al Cristo Negro de Ruinas de Aké (comisaría de Tixkokob) en la procesión que llevó la imagen de una capilla a la parroquia de San Pedro y San Pablo, ambas en Cacalchén. Abajo, la llegada de la peregrinación a la céntrica iglesia, donde a partir de pasado mañana domingo entrarán los gremios en honor al Cristo para cumplir sus promesas anuales


CACALCHÉN.- Poco más de 5,000 personas le dieron la bienvenida a esta comunidad al Cristo Negro de Ruinas de Aké, comisaría de Tixkokob, con una magna procesión.

La imagen fue traída también en peregrinación desde Ruinas de Aké el sábado y dejada en la capilla del Cristo, donde cientos de fieles lo adoraron durante la noche del mismo sábado y hasta la tarde del domingo.

Unas 5,000 personas se concentraron el domingo en la tarde en la capilla, de donde salieron en peregrinación con el Cristo y recorrieron las calles hasta la parroquia de San Pedro y San Pablo.

Entre los fieles figuraron los socios de los gremios llevando sus estandartes.

Los devotos rodearon el primer cuadro de la comunidad y a su paso se escuchó el tronar de las hiladas que dieron la bienvenida al Cristo a la parroquia, donde desde pasado mañana domingo y hasta el domingo 3 de mayo próximo entrarán los gremios en su honor y se le ofrecerán misas.

El párroco de San Pedro y San Pablo, Manlio Warfe Aguayo Escalante, ofició en el atrio la misa de bienvenida, en la cual cientos de fieles hicieron larga cola para venerar al Cristo.

En la homilía, el párroco de Cacalchén dijo que estamos felices ya que celebramos la Resurrección de Cristo y le damos la bienvenida al Cristo de las Ruinas que como cada año nos visita.

-No hay resurrección si no hay muerte. Él entregó su vida para salvarnos de nuestros pecados y en estos días es motivo de reflexión y conciencia y para perdonarnos los unos a los otros -agregó el sacerdote.

Tras la misa, una estela de hiladas y voladores tronó anunciado que ya está el Cristo Negro en el municipio, y una serie juegos artificiales iluminó el cielo con sus luces y bombas multicolores.

De hace poco más de 100 años, todos los Sábados de Gloria los fieles católicos de Cacalchén van a Ruinas de Aké para traer en peregrinación en Cristo.

Los peregrinos van y vienes en el camino de unos 12 kilómetros a Aké.- JOSÉ ALFREDO ISLAS CHUC




Volver arriba