“Amigos” de lo ajeno dejan sin comida la fiesta de San Antonio

TIXKOKOB.- Los amantes de lo ajeno estuvieron muy activos durante las fiestas patronales que concluyeron, pues en ese periodo se reportaron tres robos, dos en predios y uno en una granja.

Según fuentes policíacas, el primero se registró el 18 pasado en casa de la familia Ek Gaitán, sobre la calle 7 entre 20 y 24 de la colonia San Francisco. Cuando la dueña llegó a su casa, se percató que sus puertas estaban abiertas y sus pertenencias estaban tiradas por toda la casa.

La mujer sólo alcanzó a ver unas siluetas que salían por la parte de atrás de la casa y brincaban sobre una albarrada para salir en la calle 9 entre 20 y 24.

El segundo robo fue el pasado sábado 24 de mayo a las 20 horas. Juan Burgos Couoh dijo que ladrones entraron a su casa y se llevaron una fuerte cantidad de dinero, que provenía de una venta de un vehículo de su propiedad.

Los delincuentes entraron por la puerta de enfrente de la casa, que está sobre la calle 20 entre 11 y 13, y se llevaron dos computadoras laptop.

El tercer hurto ocurrió el pasado 27 en la madrugada en la hacienda Kambachén, donde se robaron un cerdo.

Manuel Tuyub, conocido como “Cochi”, declara que fue a la hacienda para criar a sus cerdos y se percató de que sólo había uno de los dos que estaba manteniendo. El afectado prepararía a los animales para los novenarios de San Antonio de Padua, fiesta que comienza el 4 de junio y termina el 13.

Tuyub comenta que sólo vio un charco de sangre, de modo que se cree que el animal fue sacrificado en el lugar antes de llevárselo.

El afectado cree que quienes lo hicieron lo vieron en la corrida del lunes a la una de la mañana y por eso tuvieron tiempo para matar al animal. Trató de seguir el rastro de sangre pero se perdió a la entrada del pueblo.”Me fildearon, ya que hasta la una de la madrugada no me había quitado de la corrida del lunes y me vieron allá, ya que normalmente todos los días duermo en la hacienda. Por eso, aprovecharon para ir sacrificar el cerdo, que pesa unos 130 kilos.”Seguí las huellas de sangre que dejo en todo el camino que es unos 4 kilómetros, pero se perdieron a la entrada de la población y avisé a la Policía Municipal y al Ministerio Público; me dolió mucho, ya que es una promesa que hago cada año y hoy veré duro cumplir, ya que el cerdo iba servir para la los tacos de cochinita del 13 de junio”, dijo.- José Islas Chuc




Volver arriba