Tiene 162 descendientes

Hasta tataranietos le festejan sus 102 años en Sitilpech

1 / 5


Francisco Ku Eb con su nieto Eleazar Chunab Ku, la esposa de éste, Filomena Chan Eb, y su bisnieta Dayra Chunab Chan en el festejo de sus 102 años. A la derecha, el centenario con sus hijos y nueras: Catalino y Yolanda, y Natalio y Martha
Francisco Ku Eb con sus tres hijas Ku Sulub y yernos en el festejo de sus 102 años de edad en Sitilpech. De izquierda a derecha, Demetria y Antonio, Ramona y Alejandro, e Idelfonsa y Roque
Francisco Ku Eb con su nieto Ángel Ku Moo, quien de Cozumel llegó al festejo familiar por el cumpleaños 102 de su abuelo en Sitilpech, Izamal. Abajo, el festejado con su tataranieta Karely Pech Cel


IZAMAL.- A sus 102 años de vida, Francisco Ku Eb tiene 162 descendientes en tres generaciones: cinco de sus 10 hijos sobreviven, 35 nietos, 89 bisnietos y 33 tataranietos.

Hijo de Esteban Ku Cutz y Desideria Eb May, el centenario nació el 29 de enero de 1912 en el paraje de Chapultepec, del municipio de Tekantó, se asienta en el acta 14, del libro 0000001 de 1912 de la Oficialía del Registro Civil.

Ku Eb relata que vivió en Tixcochoh, comisaría de Tekantó, y desde los 8 años de edad llegó a vivir a la comisaría de Sitilpech.

-Recuerdo mucho mi vida de henequenero; desde pequeño iba a ayudar a mi papá al monte, en la tumba, y desde joven me dediqué a cortar el henequén -narra.

-También recuerdo la pequeña unidad ganadera que fomenté con mis hijos y que me trae muchos recuerdos del mayor de los varones, Miguel Ángel, que fue una persona muy querida.

-A mi esposa, Mónica Sulub Tec, quien falleció hace 17 años, la recuerdo siempre como mi gran amor.

Sus cinco hijos que sobreviven -Ramona, Catalino, Idelfonsa, Natalio y Demetria-, nietos, bisnietos y tataranietos festejaron a Ku Eb de manera adelantada el domingo 26 de enero en su casa, en la calle 21 entre 12 y 14 de Sitilpech, porque varios familiares radican en el estado de Quintana Roo.

Los familiares que llegaron una semana antes de la fiesta dominical e invitados compartieron el tradicional pastel del festejado, a quien le cantaron Las Mañanitas.

También la cantaron “Mi querido viejo” y, al final, todos se pusieron de pie para aplaudir al longevo abuelo.

Luego se tomaron las fotos del recuerdo con el centenario y brindaron por un año más de vida y salud.

Después se sirvió el almuerzo de relleno negro.

El centenario disfrutó de una segunda fiesta familiar en su día, el 29 de enero.

-Estoy contento; sé que no todos mis nietos, bisnietos y tataranietos están presentes, pero están mis cinco hijos y los voy a ver bailar y divertirse -afirmó el festejado en su fiesta dominical.

-Son muchos los que están aquí; por eso estoy feliz, va a tardar el baile, luego que termine iré a descansar para levantarme temprano -dijo.

El festejado recibió de regalos perfumes, toallas, camisetas sport, frutas, leche, chocomilk, galletas, despensa y dinero en efectivo.

Por su avanzada edad no camina; sólo puede dar unos pasos y debe ser sostenido.

En un día normal, Ku Eb se levanta a las 6:30 de la mañana, se le sirve el desayuno, luego ve las noticias en la te- levisión y lee diariamente el Diario y “¡”Al Chile!”, periódicos de Grupo Megamedia.

Durante el día le gusta cantar y ver vídeos de jaranas en especial. En las tardes sale a sentarse a las puertas de su casa para platicar de algunos programas que vio durante el día o para pedir que se limpie de hierba la entrada.

Por las noches suele ver programas de la televisión o películas de acción.

Le gusta comer en especial las tortillas hechas a mano, tostadas, atole, pozole, pimes y relleno negro.

Es fiel a la costumbre de hacer pibes para las ánimas en el mes de los difuntos.

De los dulces tradicionales le gustan la yuca y el macal.

Para la fiesta tradicional de Sitilpech, que va del 21 de agosto al 14 de septiembre, siempre pide que se le corte el cabello para ir con su guayabera blanca, pantalón blanco, alpargatas y pañuelo a la misa y procesión del patrono del pueblo.- JOSÉ CANDELARIO PECH KU



Volver arriba