Siguen sin dar con dos vándalos

Continúan las averiguaciones tras una violación

TICUL.- A dos días que la menor P.A.U.P., de 14 años de edad, fue víctima de abuso sexual por dos conocidos vándalos del fraccionamiento Santa María de esta ciudad, las corporaciones policíacas continúan sin dar con el paradero de los violadores.

El sábado como a las 10 de la noche Cristian May Quintero o Cristian Palma Quintero (a) “Cochino”, de unos 21 años de edad, y otro sujeto conocido como “Cabrito” abordaron a la menor, que iba en una motocicleta hacia una tienda del fraccionamiento, y la trasladaron al arco de Rómulo Rozo.

Los vándalos la introdujeron en un camino que lleva a un rancho de la zona y ambos abusaron sexualmente de la joven de 14 años de edad.

De forma extraoficial, fuentes policíacas informaron que al parecer “Cochino” escapó de la ciudad la misma noche del ataque sexual.

Las autoridades creen que esta persona se habría fugado a Playa del Carmen, Quintana Roo, donde tendría algunos familiares.

En cuanto a “Cabrito”, siguen sin saber de su paradero, aunque las operaciones de búsqueda continúan.

De acuerdo con vecinos del fraccionamiento Santa María, personal de la Fiscalía General del Estado acudió a ese sector para comenzar las averiguaciones.

Los informantes indicaron que los agentes ministeriales mostraban la fotografía del “Cochino”, para saber si lo conocían o lo habían visto.

Desde el día del ataque se ha visto a numerosas patrullas recorriendo el fraccionamiento Santa María en busca de los dos vándalos.

También se ha visto una unidad de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del grupo especial Dorados.

La noche de la agresión, familiares de la menor acudieron a la Fiscalía General del Estado para interponer la demanda penal correspondiente, y la víctima fue enviada a la agencia especializada en delitos sexuales para la revisión médica.

La noticia de la menor abusada por dos vándalos fue el tema ayer en la ciudad y los habitantes piden un castigo ejemplar contra los responsables, a quienes se han visto involucrados en numerosos delitos y siempre los liberan luego que sus familiares pagan la fianza.A estas dos personas, al igual que a una pandilla conocida de ese sector, se les ha involucrado en constantes robos de motocicletas, enfrentamientos de vándalos, agresiones violentas y robos de soguillas, entre otros delitos.El fraccionamiento Santa María, que carece de vigilancia desde hace varias administraciones, ha sido escenario de numerosos enfrentamientos de pandilleros.- MEGAMEDIA




Volver arriba