Pide ayuda en Ticul después de lesión

Pide ayuda en Ticul después de lesión

Un policía le niega apoyo a ticuleñoa quien atropelló

TICUL.- Una humilde familia del barrio de Guadalupe pasa apuros económicos desde hace varios meses tras un accidente ocasionado por policías del municipio de Chapab y que a la fecha sigue sin resolverse a pesar de la denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado.

Wílliam Humberto Flores, campesino de 60 años de edad, señala que el 25 de enero sufrió un accidente en la carretera Ticul-Sacalum cuando se dirigía a su milpa para buscar jícamas para que venda su esposa Juanita González Chulim, de 60 años.

El accidente habría sido ocasionado por Suriday Manrique Zapata, agente de la Policía Municipal de Chapab, quien iba en un vehículo oficial con otro agente.

El afectado indica que desde ese momento los agentes dijeron que se harían cargo de los gastos hospitalarios que se requieran para su atención pero con la condición de que no interponga su demanda en la Fiscalía.

-Como se trataba de policías creí en su palabra y entonces me llevaron al hospital donde me atendieron.

Juanita González señala que el responsable del accidente le dio $1,000 a su esposo para que lo atendieran en el hospital y entonces se retiró sin averiguar qué habría ocurrido con el lesionado.

-Acudimos al Ayuntamiento de Chapab para averiguar por el policía y entonces dimos a conocer el caso en el DIF de ese municipio. Entonces nos dieron $300 y dijeron que no nos podían seguir ayudando.

Juanita González Chulim indica que buscaron al policía para pedirle que responda por lo que hizo y entonces les entregó $1,800.

-En total nos dio $2,800 cuando en realidad gastamos más de $7,000. Como vimos que no hacía caso lo denunciamos ante la Fiscalía.

La denuncia quedó asentada con número de expediente AA-01885.

-Se mandó citar al policía pero cuando éste acudió argumentó que ya nos había dado dinero y se negó a hacerse cargo de los demás gastos.

Lamentablemente el personal de la Fiscalía estuvo a su favor y entonces nos hicieron firmar, sin decirnos de qué se trataba, un documento que era donde reconocíamos que ya no nos debía nada.

Los afectados piden ayuda de las autoridades ya que Wílliam Flores no puede trabajar para mantener a su familia y todavía necesita dinero para su tratamiento.

Con lágrimas en los ojos el humilde trabajador que tiene su domicilio en la calle 22 entre 15 y 17, dijo que está pasando apuros y que en ocasiones no tienen nada qué comer.- Sergio Iván Chi Chi / Pedro Emmanuel Chuc Tut




Volver arriba